Recetas tradicionales

¿La leche no es realmente tan buena para ti?

¿La leche no es realmente tan buena para ti?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Una nueva investigación ha demostrado que después de la primera infancia, beber leche en realidad puede ser perjudicial para nuestro cuerpo.

Todos esos años de "Got Milk?" Es posible que las campañas se hayan ido por el desagüe.

Todos sabemos que los bebés y los niños pequeños necesitan leche (preferiblemente leche materna) para obtener los nutrientes que necesitan para sobrevivir y estimular el crecimiento óseo. Pero somos una de las únicas especies en la Tierra que continúan bebiendo leche después de la niñez. Resulta que beber leche a un adulto puede no estar mejorando nuestra salud ósea (la mayoría de las personas intolerantes a la lactosa lo hacen bien en ese departamento), pero en realidad puede ser perjudicial para la salud ósea más adelante en la vida.

Los informes del New York Times sobre el reciente cambio en la recomendación de productos lácteos, y dice que a pesar de que el USDA recomienda que los humanos beban al menos tres tazas por día, estudios recientes publicados por la revista sueca Pediatría de JAMA y el Revista médica británica muestran que el consumo regular de leche con el tiempo aumenta el riesgo de mortalidad y debilita la estructura ósea, lo que aumenta el riesgo de fracturas de cadera y otras fracturas óseas a medida que los sujetos de prueba envejecen.

Incluso teniendo en cuenta el error humano en estos experimentos, investigaciones posteriores han demostrado muy poca o ninguna relación entre la ingesta de calcio y la fuerza ósea. De hecho, los elementos fortificantes de la leche en realidad podrían provenir de la vitamina D, una vitamina que no se encuentra naturalmente en la leche de vaca, pero que a menudo se agrega durante el proceso de fabricación en los Estados Unidos.

Entonces, ¿por qué la leche es tan popular durante las conferencias de salud en la escuela secundaria, en las escuelas primarias y en el consultorio de su pediatra? En realidad, puede deberse a la política. La Ley de Protección y Estabilización de Productos Lácteos de 1983 convirtió al USDA en el negocio de fortalecer la posición de los productos lácteos en el mercado.

Para conocer los últimos acontecimientos en el mundo de la comida y la bebida, visite nuestro Noticias de alimentos página.

Joanna Fantozzi es editora asociada de The Daily Meal. Síguela en Twitter @JoannaFantozzi


5 alimentos saludables que en realidad no son buenos para usted

Es más que decepcionante descubrir que algunos de los alimentos "saludables" que compramos son realmente malos para nosotros. A nadie le gusta hacer girar sus ruedas y, sin embargo, muchos de nosotros gastamos el tiempo y el dinero que tanto nos costó ganarnos en elegir alimentos saludables que no nos llevan a ninguna parte.

Este es un error que ninguno de nosotros quiere cometer, por lo que es importante familiarizarse con la comida chatarra común que se hace pasar por alimentos saludables.

Aquí hay cinco importantes que debe conocer:

1. Granola

La granola se ha comercializado durante mucho tiempo como un alimento saludable. Y a primera vista, parece legítimo. (Está hecho con avena, frutos secos y nueces, ¿verdad?)

Desafortunadamente, la investigación también ha demostrado que la avena comúnmente contiene niveles poco saludables de glifosato, el ingrediente principal de Roundup, que se ha agregado a la lista de sustancias químicas de California que el estado sabe que causan cáncer. Y con la combinación de frutas secas y fuentes agregadas de azúcar como miel, jarabe de arce y azúcar de coco, la granola puede ser una bomba de azúcar.

Pero no todo son malas noticias. Si se apega a los productos orgánicos que no tienen azúcar agregada, ¡o hace su propia granola fácil en casa! - aún puede disfrutar de su yogur matutino y parfait de granola.

2. Ensalada (con aderezo)

Cuando piensa en opciones de comidas saludables, una ensalada es probablemente la primera imagen que le viene a la mente. Y la mayoría de las ensaladas son, de hecho, saludables. Dicho esto, realmente debes tener cuidado con el aderezo que estás usando, que puede sabotear seriamente la salud de tu comida. Los aderezos para ensaladas son una gran fuente oculta de azúcar y aceites poco saludables como el aceite de soja, el aceite de maíz y el aceite de canola.

¿Quiere que sea sencillo y asegurarse de no cubrir su comida saludable con algo poco saludable? La próxima vez que esté en la barra de ensaladas, pida aceite de oliva, un chorrito de limón y sal y pimienta. Si está comiendo en casa, opte por aderezos caseros (pruebe una de estas recetas frescas y fáciles de aderezos para ensaladas) en lugar de las compradas en la tienda. Saben mejor y sabrás exactamente lo que contienen.

3. Agua con gas

Getty Images / Norman Posselt

Amantes de Pellegrino, que no cundan el pánico. No todas las chispas de agua entran en la categoría de "insalubres". Lo que debe tener en cuenta en la lista de ingredientes de estos productos es el término "sabores naturales", que se encuentra en muchas de las bebidas de agua con gas con sabor favoritas de los fanáticos.

Entonces, ¿qué son exactamente los sabores naturales? Nadie esta realmente seguro. La FDA define el término, pero existen lagunas en la definición que realmente desdibujan la línea entre los sabores naturales y artificiales. Según el Environmental Working Group, un documento de revisión encontró que los aromatizantes naturales y artificiales pueden ser mezclas no especificadas de hasta 100 sustancias aromatizantes y disolventes, emulsionantes y conservantes.

Básicamente, el término "sabor natural" no significa mucho en absoluto y definitivamente no significa que el producto sea saludable o libre de sabores artificiales.

Para asegurarse de saber exactamente qué contiene la bebida que está bebiendo, compre productos de marcas que sean transparentes sobre los agentes aromatizantes que utilizan. Por ejemplo, las aguas con gas Spindrift se elaboran con un toque de auténtica fruta exprimida.

4. Yogur griego

"¡Pero es rico en proteínas!" grita un coro de amantes del yogur griego. Es cierto que el yogur griego es alto en proteínas, con aproximadamente 19 gramos de proteína por porción, y también contiene bacterias buenas que pueden ser beneficiosas para el tracto gastrointestinal.

Pero si consume yogur de leche de vaca con regularidad, las hormonas son una preocupación. Los estudios han demostrado que la presencia de hormonas en los productos lácteos tiene el potencial de alterar el sistema endocrino y, desafortunadamente, el yogur es una de las fuentes más comunes de productos lácteos en los Estados Unidos. Si está comprando yogur, busque productos elaborados con vacas que no hayan sido tratadas con hormonas o compre yogur elaborado con ingredientes de origen vegetal como almendras, avena y anacardos.

Según Harvard T.H. Chan School of Public Health, un recipiente de cinco onzas de yogur también puede contener hasta 25 gramos de azúcar, y la mayor parte de ese azúcar proviene de edulcorantes agregados. Cuando esté en el pasillo del yogur, siga sus consejos y "si ve azúcar u otras formas de azúcar entre los cuatro ingredientes principales en la lista de ingredientes, considere elegir un yogur con menos azúcar o use yogur natural con su propia adición de fruta fresca o un chorrito de miel ".

5. Vino tinto

Una búsqueda rápida en Internet revelará miles de artículos que afirman que el vino tinto es "saludable". Y aunque contiene antioxidantes como el resveratrol, está lejos de ser un alimento saludable que debas consumir con abandono. Según la Clínica Mayo, los estudios sobre el resveratrol son mixtos. “Algunas investigaciones muestran que el resveratrol podría estar relacionado con un menor riesgo de inflamación y coagulación de la sangre, lo que puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Pero otros estudios no encontraron beneficios del resveratrol en la prevención de enfermedades cardíacas ”, escribieron. Además, el vino tinto contiene mucha azúcar y, por supuesto, contiene alcohol, que puede tener efectos extremadamente tóxicos.

Sí, los estudios han sugerido que uno o dos tragos al día pueden beneficiar su salud, pero otros tantos han demostrado que ninguna cantidad de alcohol es buena para la salud y que incluso un trago al día puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades, como cáncer de mama.

Encontrar alimentos que sean Realmente Healthy puede parecer como buscar una aguja en un pajar. ¡Pero existen! La clave es convertirse en un lector de listas de ingredientes exigente y encontrar marcas que vayan más allá para ceñirse a ingredientes reales y simples.


5 alimentos saludables que en realidad no son buenos para usted

Es más que decepcionante descubrir que algunos de los alimentos "saludables" que compramos son realmente malos para nosotros. A nadie le gusta hacer girar sus ruedas y, sin embargo, muchos de nosotros gastamos el tiempo y el dinero que tanto nos costó ganarnos en elegir alimentos saludables que no nos llevan a ninguna parte.

Este es un error que ninguno de nosotros quiere cometer, por lo que es importante familiarizarse con la comida chatarra común que se hace pasar por alimentos saludables.

Aquí hay cinco importantes que debe conocer:

1. Granola

La granola se ha comercializado durante mucho tiempo como un alimento saludable. Y a primera vista, parece legítimo. (Está hecho con avena, frutos secos y nueces, ¿verdad?)

Desafortunadamente, la investigación también ha demostrado que la avena comúnmente contiene niveles poco saludables de glifosato, el ingrediente principal de Roundup, que se ha agregado a la lista de sustancias químicas de California que el estado sabe que causan cáncer. Y con la combinación de frutas secas y fuentes agregadas de azúcar como miel, jarabe de arce y azúcar de coco, la granola puede ser una bomba de azúcar.

Pero no todo son malas noticias. Si se apega a los productos orgánicos que no tienen azúcar agregada, ¡o hace su propia granola fácil en casa! - aún puede disfrutar de su yogur matutino y parfait de granola.

2. Ensalada (con aderezo)

Cuando piensa en opciones de comidas saludables, una ensalada es probablemente la primera imagen que le viene a la mente. Y la mayoría de las ensaladas son, de hecho, saludables. Dicho esto, realmente debes tener cuidado con el aderezo que estás usando, que puede sabotear seriamente la salud de tu comida. Los aderezos para ensaladas son una gran fuente oculta de azúcar y aceites poco saludables como el aceite de soja, el aceite de maíz y el aceite de canola.

¿Quiere que sea sencillo y asegurarse de no cubrir su comida saludable con algo poco saludable? La próxima vez que esté en la barra de ensaladas, pida aceite de oliva, un chorrito de limón y sal y pimienta. Si está comiendo en casa, opte por aderezos caseros (pruebe una de estas recetas frescas y fáciles de aderezos para ensaladas) en lugar de las compradas en la tienda. Saben mejor y sabrás exactamente lo que contienen.

3. Agua con gas

Getty Images / Norman Posselt

Amantes de Pellegrino, que no cundan el pánico. No todas las chispas de agua entran en la categoría de "insalubres". Lo que debe tener en cuenta en la lista de ingredientes de estos productos es el término "sabores naturales", que se encuentra en muchas de las bebidas de agua con gas con sabor preferidas por los fanáticos.

Entonces, ¿qué son exactamente los sabores naturales? Nadie esta realmente seguro. La FDA define el término, pero existen lagunas en la definición que realmente desdibujan la línea entre los sabores naturales y artificiales. Según el Environmental Working Group, un documento de revisión encontró que los aromatizantes naturales y artificiales pueden ser mezclas no especificadas de hasta 100 sustancias aromatizantes y disolventes, emulsionantes y conservantes.

Básicamente, el término "sabor natural" no significa mucho en absoluto y definitivamente no significa que el producto sea saludable o libre de sabores artificiales.

Para asegurarse de saber exactamente qué contiene la bebida que está bebiendo, compre de marcas que sean transparentes sobre los agentes aromatizantes que utilizan. Por ejemplo, las aguas con gas Spindrift se elaboran con un toque de auténtica fruta exprimida.

4. Yogur griego

"¡Pero tiene un alto contenido de proteínas!" grita un coro de amantes del yogur griego. Es cierto que el yogur griego es alto en proteínas, con aproximadamente 19 gramos de proteína por porción, y también contiene bacterias buenas que pueden ser beneficiosas para el tracto gastrointestinal.

Pero si consume yogur de leche de vaca con regularidad, las hormonas son una preocupación. Los estudios han demostrado que la presencia de hormonas en los productos lácteos tiene el potencial de alterar el sistema endocrino y, desafortunadamente, el yogur es una de las fuentes más comunes de productos lácteos en los Estados Unidos. Si está comprando yogur, busque productos elaborados con vacas que no hayan sido tratadas con hormonas o compre yogur elaborado con ingredientes de origen vegetal como almendras, avena y anacardos.

Según Harvard T.H. Chan School of Public Health, un recipiente de cinco onzas de yogur también puede contener hasta 25 gramos de azúcar, y la mayor parte de ese azúcar proviene de edulcorantes agregados. Cuando esté en el pasillo del yogur, siga sus consejos y "si ve azúcar u otras formas de azúcar entre los cuatro ingredientes principales en la lista de ingredientes, considere elegir un yogur con menos azúcar o use yogur natural con su propia adición de fruta fresca o un chorrito de miel ".

5. Vino tinto

Una búsqueda rápida en Internet revelará miles de artículos que afirman que el vino tinto es "saludable". Y si bien contiene antioxidantes como el resveratrol, está lejos de ser un alimento saludable que debas consumir con abandono. Según la Clínica Mayo, los estudios sobre el resveratrol son mixtos. “Algunas investigaciones muestran que el resveratrol podría estar relacionado con un menor riesgo de inflamación y coagulación de la sangre, lo que puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Pero otros estudios no encontraron beneficios del resveratrol en la prevención de enfermedades cardíacas ”, escribieron. Además, el vino tinto contiene mucha azúcar y, por supuesto, contiene alcohol, que puede tener efectos extremadamente tóxicos.

Sí, los estudios han sugerido que uno o dos tragos al día pueden beneficiar su salud, pero otros tantos han demostrado que ninguna cantidad de alcohol es buena para la salud y que incluso un trago al día puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades, como cáncer de mama.

Encontrar alimentos que sean Realmente Healthy puede parecer como buscar una aguja en un pajar. ¡Pero existen! La clave es convertirse en un lector de listas de ingredientes exigente y encontrar marcas que vayan más allá para ceñirse a ingredientes reales y simples.


5 alimentos saludables que en realidad no son buenos para usted

Es más que decepcionante descubrir que algunos de los alimentos "saludables" que compramos son realmente malos para nosotros. A nadie le gusta hacer girar sus ruedas y, sin embargo, muchos de nosotros gastamos el tiempo y el dinero que tanto nos costó ganarnos en elegir alimentos saludables que no nos llevan a ninguna parte.

Este es un error que ninguno de nosotros quiere cometer, por lo que es importante familiarizarse con la comida chatarra común que se hace pasar por alimentos saludables.

Aquí hay cinco importantes que debe conocer:

1. Granola

La granola se ha comercializado durante mucho tiempo como un alimento saludable. Y a primera vista, parece legítimo. (Está hecho con avena, frutos secos y nueces, ¿verdad?)

Desafortunadamente, la investigación también ha demostrado que la avena comúnmente contiene niveles poco saludables de glifosato, el ingrediente principal de Roundup, que se ha agregado a la lista de sustancias químicas de California que el estado sabe que causan cáncer. Y con la combinación de frutas secas y fuentes agregadas de azúcar como miel, jarabe de arce y azúcar de coco, la granola puede ser una bomba de azúcar.

Pero no todo son malas noticias. Si se apega a los productos orgánicos que no tienen azúcar agregada, ¡o hace su propia granola fácil en casa! - aún puede disfrutar de su yogur matutino y parfait de granola.

2. Ensalada (con aderezo)

Cuando piensa en opciones de comidas saludables, una ensalada es probablemente la primera imagen que le viene a la mente. Y la mayoría de las ensaladas son, de hecho, saludables. Dicho esto, realmente debes tener cuidado con el aderezo que estás usando, que puede sabotear seriamente la salud de tu comida. Los aderezos para ensaladas son una gran fuente oculta de azúcar y aceites poco saludables como el aceite de soja, el aceite de maíz y el aceite de canola.

¿Quiere que sea sencillo y asegurarse de no cubrir su comida saludable con algo poco saludable? La próxima vez que esté en la barra de ensaladas, pida aceite de oliva, un chorrito de limón y sal y pimienta. Si está comiendo en casa, opte por aderezos caseros (pruebe una de estas recetas frescas y fáciles de aderezos para ensaladas) en lugar de las compradas en la tienda. Saben mejor y sabrás exactamente lo que contienen.

3. Agua con gas

Getty Images / Norman Posselt

Amantes de Pellegrino, que no cundan el pánico. No todas las chispas de agua entran en la categoría de "insalubres". Lo que debe tener en cuenta en la lista de ingredientes de estos productos es el término "sabores naturales", que se encuentra en muchas de las bebidas de agua con gas con sabor preferidas por los fanáticos.

Entonces, ¿qué son exactamente los sabores naturales? Nadie esta realmente seguro. La FDA define el término, pero hay lagunas en la definición que realmente difuminan la línea entre los sabores naturales y artificiales. Según el Environmental Working Group, un documento de revisión encontró que los aromatizantes naturales y artificiales pueden ser mezclas no especificadas de hasta 100 sustancias aromatizantes y disolventes, emulsionantes y conservantes.

Básicamente, el término "sabor natural" no significa mucho en absoluto y definitivamente no significa que el producto sea saludable o libre de sabores artificiales.

Para asegurarse de saber exactamente qué contiene la bebida que está bebiendo, compre productos de marcas que sean transparentes sobre los agentes aromatizantes que utilizan. Por ejemplo, las aguas con gas Spindrift se elaboran con un toque de auténtica fruta exprimida.

4. Yogur griego

"¡Pero tiene un alto contenido de proteínas!" grita un coro de amantes del yogur griego. Es cierto que el yogur griego es alto en proteínas, con aproximadamente 19 gramos de proteína por porción, y también contiene bacterias buenas que pueden ser beneficiosas para el tracto gastrointestinal.

Pero si consume yogur de leche de vaca con regularidad, las hormonas son una preocupación. Los estudios han demostrado que la presencia de hormonas en los productos lácteos tiene el potencial de alterar el sistema endocrino y, desafortunadamente, el yogur es una de las fuentes más comunes de productos lácteos en los Estados Unidos. Si está comprando yogur, busque productos elaborados con vacas que no hayan sido tratadas con hormonas o compre yogur elaborado con ingredientes de origen vegetal como almendras, avena y anacardos.

Según Harvard T.H. Chan School of Public Health, un recipiente de cinco onzas de yogur también puede contener hasta 25 gramos de azúcar, y la mayor parte de ese azúcar proviene de edulcorantes agregados. Cuando esté en el pasillo del yogur, siga sus consejos y "si ve azúcar u otras formas de azúcar entre los cuatro ingredientes principales en la lista de ingredientes, considere elegir un yogur con menos azúcar o use yogur natural con su propia adición de fruta fresca o un chorrito de miel ".

5. Vino tinto

Una búsqueda rápida en Internet revelará miles de artículos que afirman que el vino tinto es "saludable". Y si bien contiene antioxidantes como el resveratrol, está lejos de ser un alimento saludable que debas consumir con abandono. Según la Clínica Mayo, los estudios sobre el resveratrol son mixtos. “Algunas investigaciones muestran que el resveratrol podría estar relacionado con un menor riesgo de inflamación y coagulación de la sangre, lo que puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Pero otros estudios no encontraron beneficios del resveratrol en la prevención de enfermedades cardíacas ”, escribieron. Además, el vino tinto contiene mucha azúcar y, por supuesto, contiene alcohol, que puede tener efectos extremadamente tóxicos.

Sí, los estudios han sugerido que uno o dos tragos al día pueden beneficiar su salud, pero otros tantos han demostrado que ninguna cantidad de alcohol es buena para la salud y que incluso un trago al día puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades, como cáncer de mama.

Encontrar alimentos que sean Realmente Healthy puede parecer como buscar una aguja en un pajar. ¡Pero existen! La clave es convertirse en un lector de listas de ingredientes exigente y encontrar marcas que vayan más allá para ceñirse a ingredientes reales y simples.


5 alimentos saludables que en realidad no son buenos para usted

Es más que decepcionante descubrir que algunos de los alimentos "saludables" que compramos son realmente malos para nosotros. A nadie le gusta hacer girar sus ruedas y, sin embargo, muchos de nosotros gastamos el tiempo y el dinero que tanto nos costó ganarnos en elegir alimentos saludables que no nos llevan a ninguna parte.

Este es un error que ninguno de nosotros quiere cometer, por lo que es importante familiarizarse con la comida chatarra común que se hace pasar por alimentos saludables.

Aquí hay cinco importantes que debe conocer:

1. Granola

La granola se ha comercializado durante mucho tiempo como un alimento saludable. Y a primera vista, parece legítimo. (Está hecho con avena, frutos secos y nueces, ¿verdad?)

Desafortunadamente, la investigación también ha demostrado que la avena comúnmente contiene niveles poco saludables de glifosato, el ingrediente principal de Roundup, que se ha agregado a la lista de sustancias químicas de California que el estado sabe que causan cáncer. Y con la combinación de frutas secas y fuentes agregadas de azúcar como miel, jarabe de arce y azúcar de coco, la granola puede ser una bomba de azúcar.

Pero no todo son malas noticias. Si se apega a los productos orgánicos que no tienen azúcar agregada, ¡o hace su propia granola fácil en casa! - aún puede disfrutar de su yogur matutino y parfait de granola.

2. Ensalada (con aderezo)

Cuando piensa en opciones de comidas saludables, una ensalada es probablemente la primera imagen que le viene a la mente. Y la mayoría de las ensaladas son, de hecho, saludables. Dicho esto, realmente debes tener cuidado con el aderezo que estás usando, que puede sabotear seriamente la salud de tu comida. Los aderezos para ensaladas son una gran fuente oculta de azúcar y aceites poco saludables como el aceite de soja, el aceite de maíz y el aceite de canola.

¿Quiere que sea sencillo y asegurarse de no cubrir su comida saludable con algo poco saludable? La próxima vez que esté en la barra de ensaladas, pida aceite de oliva, un chorrito de limón y sal y pimienta. Si está comiendo en casa, opte por aderezos caseros (pruebe una de estas recetas frescas y fáciles de aderezos para ensaladas) en lugar de las compradas en la tienda. Saben mejor y sabrás exactamente lo que contienen.

3. Agua con gas

Getty Images / Norman Posselt

Amantes de Pellegrino, que no cundan el pánico. No todas las chispas de agua entran en la categoría de "insalubres". Lo que debe tener en cuenta en la lista de ingredientes de estos productos es el término "sabores naturales", que se encuentra en muchas de las bebidas de agua con gas con sabor preferidas por los fanáticos.

Entonces, ¿qué son exactamente los sabores naturales? Nadie esta realmente seguro. La FDA define el término, pero existen lagunas en la definición que realmente desdibujan la línea entre los sabores naturales y artificiales. Según el Environmental Working Group, un documento de revisión encontró que los aromatizantes naturales y artificiales pueden ser mezclas no especificadas de hasta 100 sustancias aromatizantes y disolventes, emulsionantes y conservantes.

Básicamente, el término "sabor natural" no significa mucho y definitivamente no significa que el producto sea saludable o libre de sabores artificiales.

Para asegurarse de saber exactamente qué contiene la bebida que está bebiendo, compre de marcas que sean transparentes sobre los agentes aromatizantes que utilizan. Por ejemplo, las aguas con gas Spindrift se elaboran con un toque de auténtica fruta exprimida.

4. Yogur griego

"¡Pero tiene un alto contenido de proteínas!" grita un coro de amantes del yogur griego. Es cierto que el yogur griego es alto en proteínas, con aproximadamente 19 gramos de proteína por porción, y también contiene bacterias buenas que pueden ser beneficiosas para el tracto gastrointestinal.

Pero si consume yogur de leche de vaca con regularidad, las hormonas son una preocupación. Los estudios han demostrado que la presencia de hormonas en los productos lácteos tiene el potencial de alterar el sistema endocrino y, desafortunadamente, el yogur es una de las fuentes más comunes de productos lácteos en los Estados Unidos. Si está comprando yogur, busque productos elaborados con vacas que no hayan sido tratadas con hormonas o compre yogur elaborado con ingredientes de origen vegetal como almendras, avena y anacardos.

Según Harvard T.H. Chan School of Public Health, un recipiente de cinco onzas de yogur también puede contener hasta 25 gramos de azúcar, y la mayor parte de ese azúcar proviene de edulcorantes agregados. Cuando esté en el pasillo del yogur, siga sus consejos y "si ve azúcar u otras formas de azúcar entre los cuatro ingredientes principales en la lista de ingredientes, considere elegir un yogur con menos azúcar o use yogur natural con su propia adición de fruta fresca o un chorrito de miel ".

5. Vino tinto

Una búsqueda rápida en Internet revelará miles de artículos que afirman que el vino tinto es "saludable". Y aunque contiene antioxidantes como el resveratrol, está lejos de ser un alimento saludable que debas consumir con abandono. Según la Clínica Mayo, los estudios sobre el resveratrol son mixtos. “Algunas investigaciones muestran que el resveratrol podría estar relacionado con un menor riesgo de inflamación y coagulación de la sangre, lo que puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Pero otros estudios no encontraron beneficios del resveratrol en la prevención de enfermedades cardíacas ”, escribieron. Además, el vino tinto contiene mucha azúcar y, por supuesto, contiene alcohol, que puede tener efectos extremadamente tóxicos.

Sí, los estudios han sugerido que uno o dos tragos al día pueden beneficiar su salud, pero otros tantos han demostrado que ninguna cantidad de alcohol es buena para la salud y que incluso un trago al día puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades, como cáncer de mama.

Encontrar alimentos que sean Realmente Healthy puede parecer como buscar una aguja en un pajar. ¡Pero existen! La clave es convertirse en un lector de listas de ingredientes exigente y encontrar marcas que vayan más allá para ceñirse a ingredientes reales y simples.


5 alimentos saludables que en realidad no son buenos para usted

Es más que decepcionante descubrir que algunos de los alimentos "saludables" que compramos son realmente malos para nosotros. A nadie le gusta hacer girar sus ruedas y, sin embargo, muchos de nosotros gastamos el tiempo y el dinero que tanto nos costó ganarnos en elegir alimentos saludables que no nos llevan a ninguna parte.

Este es un error que ninguno de nosotros quiere cometer, por lo que es importante familiarizarse con la comida chatarra común que se hace pasar por alimentos saludables.

Aquí hay cinco importantes que debe conocer:

1. Granola

La granola se ha comercializado durante mucho tiempo como un alimento saludable. Y a primera vista, parece legítimo. (Está hecho con avena, frutos secos y nueces, ¿verdad?)

Desafortunadamente, la investigación también ha demostrado que la avena comúnmente contiene niveles poco saludables de glifosato, el ingrediente principal de Roundup, que se ha agregado a la lista de sustancias químicas de California que el estado sabe que causan cáncer. Y con la combinación de frutas secas y fuentes agregadas de azúcar como miel, jarabe de arce y azúcar de coco, la granola puede ser una bomba de azúcar.

Pero no todo son malas noticias. Si se apega a los productos orgánicos que no tienen azúcar agregada, ¡o hace su propia granola fácil en casa! - aún puede disfrutar de su yogur matutino y parfait de granola.

2. Ensalada (con aderezo)

Cuando piensa en opciones de comidas saludables, una ensalada es probablemente la primera imagen que le viene a la mente. Y la mayoría de las ensaladas son, de hecho, saludables. Dicho esto, realmente debes tener cuidado con el aderezo que estás usando, que puede sabotear seriamente la salud de tu comida. Los aderezos para ensaladas son una gran fuente oculta de azúcar y aceites poco saludables como el aceite de soja, el aceite de maíz y el aceite de canola.

¿Quiere que sea sencillo y asegurarse de no cubrir su comida saludable con algo poco saludable? La próxima vez que esté en la barra de ensaladas, pida aceite de oliva, un chorrito de limón y sal y pimienta. Si está comiendo en casa, opte por aderezos caseros (pruebe una de estas recetas frescas y fáciles de aderezos para ensaladas) en lugar de las compradas en la tienda. Saben mejor y sabrás exactamente lo que contienen.

3. Agua con gas

Getty Images / Norman Posselt

Amantes de Pellegrino, que no cundan el pánico. No todas las chispas de agua entran en la categoría de "insalubres". Lo que debe tener en cuenta en la lista de ingredientes de estos productos es el término "sabores naturales", que se encuentra en muchas de las bebidas de agua con gas con sabor preferidas por los fanáticos.

Entonces, ¿qué son exactamente los sabores naturales? Nadie esta realmente seguro. La FDA define el término, pero existen lagunas en la definición que realmente desdibujan la línea entre sabores naturales y artificiales. Según el Environmental Working Group, un artículo de revisión encontró que los aromatizantes naturales y artificiales pueden ser mezclas no especificadas de hasta 100 sustancias aromatizantes y disolventes, emulsionantes y conservantes.

Básicamente, el término "sabor natural" no significa mucho en absoluto y definitivamente no significa que el producto sea saludable o libre de sabores artificiales.

Para asegurarse de saber exactamente qué contiene la bebida que está bebiendo, compre productos de marcas que sean transparentes sobre los agentes aromatizantes que utilizan. Por ejemplo, las aguas con gas Spindrift se elaboran con un toque de auténtica fruta exprimida.

4. Yogur griego

"¡Pero tiene un alto contenido de proteínas!" grita un coro de amantes del yogur griego. Es cierto que el yogur griego es alto en proteínas, con aproximadamente 19 gramos de proteína por porción, y también contiene bacterias buenas que pueden ser beneficiosas para el tracto gastrointestinal.

Pero si consume yogur de leche de vaca con regularidad, las hormonas son una preocupación. Los estudios han demostrado que la presencia de hormonas en los productos lácteos tiene el potencial de alterar el sistema endocrino y, desafortunadamente, el yogur es una de las fuentes más comunes de productos lácteos en los Estados Unidos. Si está comprando yogur, busque productos elaborados con vacas que no hayan sido tratadas con hormonas o compre yogur elaborado con ingredientes de origen vegetal como almendras, avena y anacardos.

Según Harvard T.H. Chan School of Public Health, un recipiente de cinco onzas de yogur también puede contener hasta 25 gramos de azúcar, y la mayor parte de ese azúcar proviene de edulcorantes agregados. Cuando esté en el pasillo del yogur, siga sus consejos y "si ve azúcar u otras formas de azúcar entre los cuatro ingredientes principales en la lista de ingredientes, considere elegir un yogur con menos azúcar o use yogur natural con su propia adición de fruta fresca o un chorrito de miel ".

5. Vino tinto

Una búsqueda rápida en Internet revelará miles de artículos que afirman que el vino tinto es "saludable". Y si bien contiene antioxidantes como el resveratrol, está lejos de ser un alimento saludable que debas consumir con abandono. Según la Clínica Mayo, los estudios sobre el resveratrol son mixtos. “Algunas investigaciones muestran que el resveratrol podría estar relacionado con un menor riesgo de inflamación y coagulación de la sangre, lo que puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Pero otros estudios no encontraron beneficios del resveratrol en la prevención de enfermedades cardíacas ”, escribieron. Además, el vino tinto contiene mucha azúcar y, por supuesto, contiene alcohol, que puede tener efectos extremadamente tóxicos.

Sí, los estudios han sugerido que uno o dos tragos al día pueden beneficiar su salud, pero otros tantos han demostrado que ninguna cantidad de alcohol es buena para la salud y que incluso un trago al día puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades, como cáncer de mama.

Encontrar alimentos que sean Realmente Healthy puede parecer como buscar una aguja en un pajar. ¡Pero existen! La clave es convertirse en un lector de listas de ingredientes exigente y encontrar marcas que vayan más allá para ceñirse a ingredientes reales y simples.


5 alimentos saludables que en realidad no son buenos para usted

Es más que decepcionante descubrir que algunos de los alimentos "saludables" que compramos son realmente malos para nosotros. A nadie le gusta hacer girar sus ruedas y, sin embargo, muchos de nosotros gastamos el tiempo y el dinero que tanto nos costó ganarnos en elegir alimentos saludables que no nos llevan a ninguna parte.

Este es un error que ninguno de nosotros quiere cometer, por lo que es importante familiarizarse con la comida chatarra común que se hace pasar por alimentos saludables.

Aquí hay cinco importantes que debe conocer:

1. Granola

La granola se ha comercializado durante mucho tiempo como un alimento saludable. Y a primera vista, parece legítimo. (Está hecho con avena, frutos secos y nueces, ¿verdad?)

Desafortunadamente, la investigación también ha demostrado que la avena comúnmente contiene niveles no saludables de glifosato, el ingrediente principal de Roundup, que se ha agregado a la lista de sustancias químicas de California que el estado sabe que causan cáncer. Y con la combinación de frutas secas y fuentes agregadas de azúcar como miel, jarabe de arce y azúcar de coco, la granola puede ser una bomba de azúcar.

Pero no todo son malas noticias. Si se apega a los productos orgánicos que no tienen azúcar agregada, ¡o hace su propia granola fácil en casa! - aún puede disfrutar de su yogur matutino y parfait de granola.

2. Ensalada (con aderezo)

When you think of healthy meal choices, a salad is probably the first image that comes to mind. And most salads are, indeed, healthy. That said, you really want to watch out for the dressing you’re using, which can seriously sabotage the health of your meal. Salad dressings are a huge hidden source of sugar and less-than-healthy oils like soybean oil, corn oil, and canola oil.

Want to keep it simple and make sure you’re not topping your healthy meal with something unhealthy? Next time you’re at the salad bar, ask for olive oil, a lemon squeeze, and salt and pepper. If you’re eating at home, opt for homemade dressings—try one of these fresh and easy salad dressing recipes—instead of store-bought ones. They taste better and you’ll know exactly what’s going in them.

3. Sparkling Water

Getty Images / Norman Posselt

Pellegrino lovers, don’t panic. Not all sparking water falls under the “unhealthy” category. What you want to watch out for on the ingredients list of these products is the term “natural flavors,” which is found in many fan-favorite flavored sparkling water drinks.

So what are natural flavors, exactly? No one is really sure. The FDA does define the term, but there are loopholes in the definition that really blur the line between natural and artificial flavors. According to the Environmental Working Group, a review paper found that artificial and natural flavorings can be unspecified mixtures of as many as 100 flavoring substances and solvents, emulsifiers, and preservatives.

So basically, the term “natural flavor” doesn’t mean much at all and it definitely doesn’t mean the product is healthy or free from artificial flavors.

To make sure you know exactly what’s in the beverage you’re drinking, buy from brands that are transparent about the flavoring agents they use. For example, Spindrift sparkling waters are made with a touch of real squeezed fruit.

4. Greek Yogurt

“But it’s high in protein!” a chorus of Greek yogurt lovers cries out. Admittedly, Greek yogurt es high in protein—with about 19 grams of protein per serving—and also contains good bacteria that can be beneficial for the gastrointestinal tract.

But if you’re eating cow’s milk yogurt regularly, hormones are a concern. Studies have shown that the presence of hormones in dairy products has the potential to disrupt the endocrine system and unfortunately, yogurt is one of the most common sources of dairy in the United States. If you’re buying yogurt, look for products made from cows that were not treated with hormones or buy yogurt made from plant-based ingredients like almonds, oats, and cashews.

According to the Harvard T.H. Chan School of Public Health, a five-ounce container of yogurt can also contain up to 25 grams of sugar—and most of that sugar is coming from added sweeteners. When you’re in the yogurt aisle, follow their advice and “if you see sugar or other forms of sugar among the top four ingredients in the Ingredients list, consider choosing a lower sugar yogurt or use plain yogurt with your own addition of fresh fruit or a drizzle of honey.”

5. Red Wine

A quick internet search will reveal thousands of articles claiming that red wine is “healthy.” And while it does contain antioxidants like resveratrol, it’s far from a health food that you should consume with abandon. According to the Mayo Clinic, studies on resveratrol are mixed. “Some research shows that resveratrol could be linked to a lower risk of inflammation and blood clotting, which can lower your risk of heart disease. But other studies found no benefits from resveratrol in preventing heart disease,” they wrote. Plus, red wine contains a lot of sugar and of course, it contains alcohol, which can have extremely toxic effects.

Yes, studies have suggested that one or two drinks a day can benefit your health, but just as many have shown that no amount of alcohol is good for your health and that even one drink a day can increase your risk of certain diseases, such as breast cancer.

Finding foods that are actually healthy can feel like looking for a needle in a haystack. But they do exist! The key is to become a discerning ingredients list reader and find brands that are going above and beyond to stick to real, simple ingredients.


5 Health Foods That Aren’t Actually Good for You

It’s beyond disappointing to discover that some of the “health” foods we buy are actually bad for us. No one likes to spin their wheels and yet, many of us are spending our hard-earned time and money making healthy food choices that aren’t getting us anywhere.

This is a mistake none of us wants to make, which is why it’s important to get familiar with the common junk foods masquerading as health foods.

Here are five important ones to know:

1. Granola

Granola has long been marketed as a health food. And at first glance, it seems legit. (It’s made with oats, dried fruit, and nuts, right?)

Unfortunately, research has also shown that oats commonly contain unhealthy levels of glyphosate, the main ingredient in Roundup, which has been added to California’s list of chemicals known to the state to cause cancer. And with the combination of dried fruit and added sources of sugar like honey, maple syrup, and coconut sugar, granola can be a sugar bomb.

But it’s not all bad news. If you stick to organic products that have no added sugar—or make your own easy granola at home!—you can still enjoy your morning yogurt and granola parfait.

2. Salad (with Dressing)

When you think of healthy meal choices, a salad is probably the first image that comes to mind. And most salads are, indeed, healthy. That said, you really want to watch out for the dressing you’re using, which can seriously sabotage the health of your meal. Salad dressings are a huge hidden source of sugar and less-than-healthy oils like soybean oil, corn oil, and canola oil.

Want to keep it simple and make sure you’re not topping your healthy meal with something unhealthy? Next time you’re at the salad bar, ask for olive oil, a lemon squeeze, and salt and pepper. If you’re eating at home, opt for homemade dressings—try one of these fresh and easy salad dressing recipes—instead of store-bought ones. They taste better and you’ll know exactly what’s going in them.

3. Sparkling Water

Getty Images / Norman Posselt

Pellegrino lovers, don’t panic. Not all sparking water falls under the “unhealthy” category. What you want to watch out for on the ingredients list of these products is the term “natural flavors,” which is found in many fan-favorite flavored sparkling water drinks.

So what are natural flavors, exactly? No one is really sure. The FDA does define the term, but there are loopholes in the definition that really blur the line between natural and artificial flavors. According to the Environmental Working Group, a review paper found that artificial and natural flavorings can be unspecified mixtures of as many as 100 flavoring substances and solvents, emulsifiers, and preservatives.

So basically, the term “natural flavor” doesn’t mean much at all and it definitely doesn’t mean the product is healthy or free from artificial flavors.

To make sure you know exactly what’s in the beverage you’re drinking, buy from brands that are transparent about the flavoring agents they use. For example, Spindrift sparkling waters are made with a touch of real squeezed fruit.

4. Greek Yogurt

“But it’s high in protein!” a chorus of Greek yogurt lovers cries out. Admittedly, Greek yogurt es high in protein—with about 19 grams of protein per serving—and also contains good bacteria that can be beneficial for the gastrointestinal tract.

But if you’re eating cow’s milk yogurt regularly, hormones are a concern. Studies have shown that the presence of hormones in dairy products has the potential to disrupt the endocrine system and unfortunately, yogurt is one of the most common sources of dairy in the United States. If you’re buying yogurt, look for products made from cows that were not treated with hormones or buy yogurt made from plant-based ingredients like almonds, oats, and cashews.

According to the Harvard T.H. Chan School of Public Health, a five-ounce container of yogurt can also contain up to 25 grams of sugar—and most of that sugar is coming from added sweeteners. When you’re in the yogurt aisle, follow their advice and “if you see sugar or other forms of sugar among the top four ingredients in the Ingredients list, consider choosing a lower sugar yogurt or use plain yogurt with your own addition of fresh fruit or a drizzle of honey.”

5. Red Wine

A quick internet search will reveal thousands of articles claiming that red wine is “healthy.” And while it does contain antioxidants like resveratrol, it’s far from a health food that you should consume with abandon. According to the Mayo Clinic, studies on resveratrol are mixed. “Some research shows that resveratrol could be linked to a lower risk of inflammation and blood clotting, which can lower your risk of heart disease. But other studies found no benefits from resveratrol in preventing heart disease,” they wrote. Plus, red wine contains a lot of sugar and of course, it contains alcohol, which can have extremely toxic effects.

Yes, studies have suggested that one or two drinks a day can benefit your health, but just as many have shown that no amount of alcohol is good for your health and that even one drink a day can increase your risk of certain diseases, such as breast cancer.

Finding foods that are actually healthy can feel like looking for a needle in a haystack. But they do exist! The key is to become a discerning ingredients list reader and find brands that are going above and beyond to stick to real, simple ingredients.


5 Health Foods That Aren’t Actually Good for You

It’s beyond disappointing to discover that some of the “health” foods we buy are actually bad for us. No one likes to spin their wheels and yet, many of us are spending our hard-earned time and money making healthy food choices that aren’t getting us anywhere.

This is a mistake none of us wants to make, which is why it’s important to get familiar with the common junk foods masquerading as health foods.

Here are five important ones to know:

1. Granola

Granola has long been marketed as a health food. And at first glance, it seems legit. (It’s made with oats, dried fruit, and nuts, right?)

Unfortunately, research has also shown that oats commonly contain unhealthy levels of glyphosate, the main ingredient in Roundup, which has been added to California’s list of chemicals known to the state to cause cancer. And with the combination of dried fruit and added sources of sugar like honey, maple syrup, and coconut sugar, granola can be a sugar bomb.

But it’s not all bad news. If you stick to organic products that have no added sugar—or make your own easy granola at home!—you can still enjoy your morning yogurt and granola parfait.

2. Salad (with Dressing)

When you think of healthy meal choices, a salad is probably the first image that comes to mind. And most salads are, indeed, healthy. That said, you really want to watch out for the dressing you’re using, which can seriously sabotage the health of your meal. Salad dressings are a huge hidden source of sugar and less-than-healthy oils like soybean oil, corn oil, and canola oil.

Want to keep it simple and make sure you’re not topping your healthy meal with something unhealthy? Next time you’re at the salad bar, ask for olive oil, a lemon squeeze, and salt and pepper. If you’re eating at home, opt for homemade dressings—try one of these fresh and easy salad dressing recipes—instead of store-bought ones. They taste better and you’ll know exactly what’s going in them.

3. Sparkling Water

Getty Images / Norman Posselt

Pellegrino lovers, don’t panic. Not all sparking water falls under the “unhealthy” category. What you want to watch out for on the ingredients list of these products is the term “natural flavors,” which is found in many fan-favorite flavored sparkling water drinks.

So what are natural flavors, exactly? No one is really sure. The FDA does define the term, but there are loopholes in the definition that really blur the line between natural and artificial flavors. According to the Environmental Working Group, a review paper found that artificial and natural flavorings can be unspecified mixtures of as many as 100 flavoring substances and solvents, emulsifiers, and preservatives.

So basically, the term “natural flavor” doesn’t mean much at all and it definitely doesn’t mean the product is healthy or free from artificial flavors.

To make sure you know exactly what’s in the beverage you’re drinking, buy from brands that are transparent about the flavoring agents they use. For example, Spindrift sparkling waters are made with a touch of real squeezed fruit.

4. Greek Yogurt

“But it’s high in protein!” a chorus of Greek yogurt lovers cries out. Admittedly, Greek yogurt es high in protein—with about 19 grams of protein per serving—and also contains good bacteria that can be beneficial for the gastrointestinal tract.

But if you’re eating cow’s milk yogurt regularly, hormones are a concern. Studies have shown that the presence of hormones in dairy products has the potential to disrupt the endocrine system and unfortunately, yogurt is one of the most common sources of dairy in the United States. If you’re buying yogurt, look for products made from cows that were not treated with hormones or buy yogurt made from plant-based ingredients like almonds, oats, and cashews.

According to the Harvard T.H. Chan School of Public Health, a five-ounce container of yogurt can also contain up to 25 grams of sugar—and most of that sugar is coming from added sweeteners. When you’re in the yogurt aisle, follow their advice and “if you see sugar or other forms of sugar among the top four ingredients in the Ingredients list, consider choosing a lower sugar yogurt or use plain yogurt with your own addition of fresh fruit or a drizzle of honey.”

5. Red Wine

A quick internet search will reveal thousands of articles claiming that red wine is “healthy.” And while it does contain antioxidants like resveratrol, it’s far from a health food that you should consume with abandon. According to the Mayo Clinic, studies on resveratrol are mixed. “Some research shows that resveratrol could be linked to a lower risk of inflammation and blood clotting, which can lower your risk of heart disease. But other studies found no benefits from resveratrol in preventing heart disease,” they wrote. Plus, red wine contains a lot of sugar and of course, it contains alcohol, which can have extremely toxic effects.

Yes, studies have suggested that one or two drinks a day can benefit your health, but just as many have shown that no amount of alcohol is good for your health and that even one drink a day can increase your risk of certain diseases, such as breast cancer.

Finding foods that are actually healthy can feel like looking for a needle in a haystack. But they do exist! The key is to become a discerning ingredients list reader and find brands that are going above and beyond to stick to real, simple ingredients.


5 Health Foods That Aren’t Actually Good for You

It’s beyond disappointing to discover that some of the “health” foods we buy are actually bad for us. No one likes to spin their wheels and yet, many of us are spending our hard-earned time and money making healthy food choices that aren’t getting us anywhere.

This is a mistake none of us wants to make, which is why it’s important to get familiar with the common junk foods masquerading as health foods.

Here are five important ones to know:

1. Granola

Granola has long been marketed as a health food. And at first glance, it seems legit. (It’s made with oats, dried fruit, and nuts, right?)

Unfortunately, research has also shown that oats commonly contain unhealthy levels of glyphosate, the main ingredient in Roundup, which has been added to California’s list of chemicals known to the state to cause cancer. And with the combination of dried fruit and added sources of sugar like honey, maple syrup, and coconut sugar, granola can be a sugar bomb.

But it’s not all bad news. If you stick to organic products that have no added sugar—or make your own easy granola at home!—you can still enjoy your morning yogurt and granola parfait.

2. Salad (with Dressing)

When you think of healthy meal choices, a salad is probably the first image that comes to mind. And most salads are, indeed, healthy. That said, you really want to watch out for the dressing you’re using, which can seriously sabotage the health of your meal. Salad dressings are a huge hidden source of sugar and less-than-healthy oils like soybean oil, corn oil, and canola oil.

Want to keep it simple and make sure you’re not topping your healthy meal with something unhealthy? Next time you’re at the salad bar, ask for olive oil, a lemon squeeze, and salt and pepper. If you’re eating at home, opt for homemade dressings—try one of these fresh and easy salad dressing recipes—instead of store-bought ones. They taste better and you’ll know exactly what’s going in them.

3. Sparkling Water

Getty Images / Norman Posselt

Pellegrino lovers, don’t panic. Not all sparking water falls under the “unhealthy” category. What you want to watch out for on the ingredients list of these products is the term “natural flavors,” which is found in many fan-favorite flavored sparkling water drinks.

So what are natural flavors, exactly? No one is really sure. The FDA does define the term, but there are loopholes in the definition that really blur the line between natural and artificial flavors. According to the Environmental Working Group, a review paper found that artificial and natural flavorings can be unspecified mixtures of as many as 100 flavoring substances and solvents, emulsifiers, and preservatives.

So basically, the term “natural flavor” doesn’t mean much at all and it definitely doesn’t mean the product is healthy or free from artificial flavors.

To make sure you know exactly what’s in the beverage you’re drinking, buy from brands that are transparent about the flavoring agents they use. For example, Spindrift sparkling waters are made with a touch of real squeezed fruit.

4. Greek Yogurt

“But it’s high in protein!” a chorus of Greek yogurt lovers cries out. Admittedly, Greek yogurt es high in protein—with about 19 grams of protein per serving—and also contains good bacteria that can be beneficial for the gastrointestinal tract.

But if you’re eating cow’s milk yogurt regularly, hormones are a concern. Studies have shown that the presence of hormones in dairy products has the potential to disrupt the endocrine system and unfortunately, yogurt is one of the most common sources of dairy in the United States. If you’re buying yogurt, look for products made from cows that were not treated with hormones or buy yogurt made from plant-based ingredients like almonds, oats, and cashews.

According to the Harvard T.H. Chan School of Public Health, a five-ounce container of yogurt can also contain up to 25 grams of sugar—and most of that sugar is coming from added sweeteners. When you’re in the yogurt aisle, follow their advice and “if you see sugar or other forms of sugar among the top four ingredients in the Ingredients list, consider choosing a lower sugar yogurt or use plain yogurt with your own addition of fresh fruit or a drizzle of honey.”

5. Red Wine

A quick internet search will reveal thousands of articles claiming that red wine is “healthy.” And while it does contain antioxidants like resveratrol, it’s far from a health food that you should consume with abandon. According to the Mayo Clinic, studies on resveratrol are mixed. “Some research shows that resveratrol could be linked to a lower risk of inflammation and blood clotting, which can lower your risk of heart disease. But other studies found no benefits from resveratrol in preventing heart disease,” they wrote. Plus, red wine contains a lot of sugar and of course, it contains alcohol, which can have extremely toxic effects.

Yes, studies have suggested that one or two drinks a day can benefit your health, but just as many have shown that no amount of alcohol is good for your health and that even one drink a day can increase your risk of certain diseases, such as breast cancer.

Finding foods that are actually healthy can feel like looking for a needle in a haystack. But they do exist! The key is to become a discerning ingredients list reader and find brands that are going above and beyond to stick to real, simple ingredients.


5 Health Foods That Aren’t Actually Good for You

It’s beyond disappointing to discover that some of the “health” foods we buy are actually bad for us. No one likes to spin their wheels and yet, many of us are spending our hard-earned time and money making healthy food choices that aren’t getting us anywhere.

This is a mistake none of us wants to make, which is why it’s important to get familiar with the common junk foods masquerading as health foods.

Here are five important ones to know:

1. Granola

Granola has long been marketed as a health food. And at first glance, it seems legit. (It’s made with oats, dried fruit, and nuts, right?)

Unfortunately, research has also shown that oats commonly contain unhealthy levels of glyphosate, the main ingredient in Roundup, which has been added to California’s list of chemicals known to the state to cause cancer. And with the combination of dried fruit and added sources of sugar like honey, maple syrup, and coconut sugar, granola can be a sugar bomb.

But it’s not all bad news. If you stick to organic products that have no added sugar—or make your own easy granola at home!—you can still enjoy your morning yogurt and granola parfait.

2. Salad (with Dressing)

When you think of healthy meal choices, a salad is probably the first image that comes to mind. And most salads are, indeed, healthy. That said, you really want to watch out for the dressing you’re using, which can seriously sabotage the health of your meal. Salad dressings are a huge hidden source of sugar and less-than-healthy oils like soybean oil, corn oil, and canola oil.

Want to keep it simple and make sure you’re not topping your healthy meal with something unhealthy? Next time you’re at the salad bar, ask for olive oil, a lemon squeeze, and salt and pepper. If you’re eating at home, opt for homemade dressings—try one of these fresh and easy salad dressing recipes—instead of store-bought ones. They taste better and you’ll know exactly what’s going in them.

3. Sparkling Water

Getty Images / Norman Posselt

Pellegrino lovers, don’t panic. Not all sparking water falls under the “unhealthy” category. What you want to watch out for on the ingredients list of these products is the term “natural flavors,” which is found in many fan-favorite flavored sparkling water drinks.

So what are natural flavors, exactly? No one is really sure. The FDA does define the term, but there are loopholes in the definition that really blur the line between natural and artificial flavors. According to the Environmental Working Group, a review paper found that artificial and natural flavorings can be unspecified mixtures of as many as 100 flavoring substances and solvents, emulsifiers, and preservatives.

So basically, the term “natural flavor” doesn’t mean much at all and it definitely doesn’t mean the product is healthy or free from artificial flavors.

To make sure you know exactly what’s in the beverage you’re drinking, buy from brands that are transparent about the flavoring agents they use. For example, Spindrift sparkling waters are made with a touch of real squeezed fruit.

4. Greek Yogurt

“But it’s high in protein!” a chorus of Greek yogurt lovers cries out. Admittedly, Greek yogurt es high in protein—with about 19 grams of protein per serving—and also contains good bacteria that can be beneficial for the gastrointestinal tract.

But if you’re eating cow’s milk yogurt regularly, hormones are a concern. Studies have shown that the presence of hormones in dairy products has the potential to disrupt the endocrine system and unfortunately, yogurt is one of the most common sources of dairy in the United States. If you’re buying yogurt, look for products made from cows that were not treated with hormones or buy yogurt made from plant-based ingredients like almonds, oats, and cashews.

According to the Harvard T.H. Chan School of Public Health, a five-ounce container of yogurt can also contain up to 25 grams of sugar—and most of that sugar is coming from added sweeteners. When you’re in the yogurt aisle, follow their advice and “if you see sugar or other forms of sugar among the top four ingredients in the Ingredients list, consider choosing a lower sugar yogurt or use plain yogurt with your own addition of fresh fruit or a drizzle of honey.”

5. Red Wine

A quick internet search will reveal thousands of articles claiming that red wine is “healthy.” And while it does contain antioxidants like resveratrol, it’s far from a health food that you should consume with abandon. According to the Mayo Clinic, studies on resveratrol are mixed. “Some research shows that resveratrol could be linked to a lower risk of inflammation and blood clotting, which can lower your risk of heart disease. But other studies found no benefits from resveratrol in preventing heart disease,” they wrote. Plus, red wine contains a lot of sugar and of course, it contains alcohol, which can have extremely toxic effects.

Yes, studies have suggested that one or two drinks a day can benefit your health, but just as many have shown that no amount of alcohol is good for your health and that even one drink a day can increase your risk of certain diseases, such as breast cancer.

Finding foods that are actually healthy can feel like looking for a needle in a haystack. But they do exist! The key is to become a discerning ingredients list reader and find brands that are going above and beyond to stick to real, simple ingredients.



Comentarios:

  1. Allen

    Al menos me gustó.

  2. Herbert

    Tema muy destacable

  3. Covell

    Esta magnífica idea es solo

  4. Gomuro

    Quería ver por mucho tiempo



Escribe un mensaje