Recetas tradicionales

Un secreto mexicano en el barrio chino de Nueva York

Un secreto mexicano en el barrio chino de Nueva York


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Buscando deliciosa comida y bebida mexicana en un lugar inesperado

Comida mexicana secreta en Chinatown

La nueva cantina mexicana más popular de Nueva York se encuentra en el vecindario más improbable. En un callejón trasero difícil de encontrar en Chinatown, tienes que buscar una puerta debajo de un letrero engañoso de un antiguo restaurante vietnamita. Al bajar unas escaleras, finalmente entrará en Pulqueria, un pequeño bar y restaurante sexy del equipo detrás de Apotheke (ubicado justo al lado).

En este nuevo video de GloboMaestro, la experta en el centro de la ciudad, Laura Cooper Brown, de The Bowery Hotel, le da un primer vistazo a Pulqueria y explica cómo este nuevo lugar de moda está introduciendo a Nueva York a los placeres de los cócteles de pulque.

Para obtener más información privilegiada sobre Nueva York, lea los blogs de Laura y vea más de sus videos en GloboMaestro.com, donde los principales conserjes de hoteles ofrecen información privilegiada sobre lo mejor de sus ciudades.


Gastronomía de Gotham: 8 bocados secretos de comida de Nueva York

Con 567 entradas, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" ofrece un festín de conocimientos gastronómicos tanto para los nativos de Gotham como para los novatos.

Editado por Andrew F. Smith y con la redacción de más de 150 colaboradores, el tomo incluye entradas sobre comidas y bebidas notables, restaurantes y bares, sitios y eventos históricos, cocinas, personalidades y marcas de los cinco distritos de la ciudad.

"Si se menciona la comida de la ciudad de Nueva York, la mayoría de la gente piensa en los restaurantes candentes del momento, con sus chefs célebres conocedores de los medios, clientes brillantes y precios altísimos. Los restaurantes de lujo han sido durante mucho tiempo una parte emocionante del panorama gastronómico de la ciudad. pero están en un extremo del amplio y colorido espectro de restaurantes de Nueva York ", dice Smith en una introducción. "En las alturas estrelladas se encuentran los templos de la alta cocina, como Per Se y Le Bernardin en el extremo inferior son los carritos de perritos calientes y los camiones de tacos mexicanos de la vieja escuela. En el medio, durante los últimos 300 años, ha habido todo tipo de lugares para comer : cafeterías, comedores, almuerzos, mostradores de droguerías, cadenas de comida rápida, delicatessen, cafés, cafeterías, bares de jugos, tiendas de donas, heladerías, salones de cócteles, bares de buceo y confiterías de esquina, sin mencionar los bares de bocadillos del teatro, supermercados, mercados de agricultores, comedores de clubes sociales, quioscos y máquinas expendedoras. Hoy en día, los neoyorquinos tienen más de 50.000 lugares para comer para elegir ".

Combinando la historia de la comida con las tendencias culinarias actuales, el texto explora en profundidad las diversas culturas alimentarias de la ciudad de Nueva York, así como sus contribuciones a la gastronomía mundial. Un volumen considerable que incluso tiene un bagel de Nueva York en el lomo, lo convierte en un miembro elegantemente vestido de cualquier biblioteca gastronómica que seguramente será referenciado una y otra vez. (Divulgación completa: soy uno de los colaboradores del libro).

Aquí hay solo una muestra de "Savoring Gotham":

Alaska horneada

Una deliciosa amalgama de postres, el Alaska al horno es un bizcocho cubierto con helado y cubierto con delicados picos de merengue, dorados en el horno. Aunque el nombre de lo que se convertiría en el estado número 49 de los Estados Unidos, Alaska al horno encontró su nombre en la ciudad de Nueva York. El postre en forma de iglú fue bautizado por primera vez a fines del siglo XIX por Charles Ranhofer, chef de cocina francés de Delmonico's, uno de los restaurantes más prestigiosos de Nueva York de 1837 a 1923. El nombre de Baked Alaska supuestamente fue para honrar y conmemorar la compra de los Estados Unidos de Alaska en 1867.

Huevos Benedict

Ya sea con jamón, tocino, salmón o espinacas, todas las señales apuntan a la ciudad de Nueva York como el origen de los huevos benny favoritos del brunch. Si bien se desconoce por qué se nombró al rico Benedict, el plato aterciopelado y sabroso probablemente se originó en Delmonico's o The Waldorf en la década de 1890, aunque el Hoffman Hotel y Union Club de Nueva York también lo reclaman.

Comida de Ellis Island

¿Qué comieron los millones de inmigrantes que entraron a los Estados Unidos por la isla Ellis entre 1892 y 1924 en su primera comida en suelo estadounidense? Lo más probable es que hayan comprado un almuerzo en caja por 50 centavos o un dólar, dependiendo del tamaño. Algunas comidas en caja incluían sándwiches de rosbif, jamón, queso o mortadela, mientras que otras incluían alimentos como una barra de pan, sardinas, salchichas, manzanas, plátanos, tartas y pasteles.

Taberna Fraunces

A mediados del siglo XVIII, las tabernas servían cada vez más como centros de vida comunitaria. De hecho, el general George Washington despidió a sus tropas al final de la Guerra Revolucionaria en Fraunces Tavern. Construida en 1719, la taberna es ahora un museo y un restaurante en el distrito financiero abierto para que los habitantes de Gothamitas y los turistas la visiten.

Fraunces Tavern sigue siendo un restaurante, así como un museo, en el distrito financiero. Crédito: Copyright 2011 Dan Nguyen

Mayonesa Hellmann

Las cremosas raíces de la mayonesa más vendida en Estados Unidos también se encuentran en Gotham. Si bien Richard Hellman comenzó su carrera gastronómica con su esposa a cargo de una tienda de delicatessen entre las calles 83 y 84 en Manhattan, también desarrolló la primera mayonesa de larga duración. Comenzó a venderlo en 1912 en botellas de vidrio con una etiqueta con tres cintas azules para indicar su calidad de "primer premio", que todavía se puede encontrar en los estantes de los supermercados en la actualidad.

Jane Nickerson

A menudo eclipsada por su sucesor, Craig Claiborne, Jane Nickerson fue la primera editora de alimentos del New York Times entre 1942 y 1957. Su columna diaria se titulaba "News of Food". Escribiendo con un fuerte sentido de la ética y las noticias, sus reseñas allanaron el camino para la expansión de la cobertura de alimentos del Times.

Sopa de almejas Manhattan

Aunque su nombre podría sugerir lo contrario, la sopa de almejas de Manhattan en realidad no tiene una conexión real con la ciudad de Nueva York. Un plato importante en la cocina estadounidense temprana, las sopas hicieron un uso efectivo (y delicioso) de los abundantes recursos de mariscos de Nueva Inglaterra. La característica definitoria (y muy polémica) de la sopa de almejas Manhattan es su sustitución de la leche por caldo de tomate.

Delicatessen de Katz

Conocida como la ubicación del famoso orgasmo falso de Meg Ryan en "Cuando Harry conoció a Sally" (1989), Katz's se fundó un siglo antes en 1888. Sirviendo sándwiches cubiertos con carnes curadas, Katz se ha convertido en un negocio rápido y sabroso desde entonces. . Las cifras de la década de 1950 afirmaron que la tienda de delicatessen sirvió más de 10,000 sándwiches al día. Hoy en día, Katz's incluso está abierto toda la noche los fines de semana para aquellos que buscan pedir "lo que está comiendo".


Gastronomía de Gotham: 8 bocados secretos de comida de Nueva York

Con 567 entradas, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" ofrece un festín de conocimientos gastronómicos tanto para los nativos de Gotham como para los novatos.

Editado por Andrew F. Smith y con la redacción de más de 150 colaboradores, el tomo incluye entradas sobre comidas y bebidas notables, restaurantes y bares, sitios y eventos históricos, cocinas, personalidades y marcas de los cinco distritos de la ciudad.

"Si se menciona la comida de la ciudad de Nueva York, la mayoría de la gente piensa en los restaurantes candentes del momento, con sus chefs célebres conocedores de los medios, clientes brillantes y precios altísimos. Los restaurantes de lujo han sido durante mucho tiempo una parte emocionante del panorama gastronómico de la ciudad. pero están en un extremo del amplio y colorido espectro de restaurantes de Nueva York ", dice Smith en una introducción. "En las alturas estrelladas se encuentran los templos de la alta cocina, como Per Se y Le Bernardin en el extremo inferior son los carritos de perritos calientes y los camiones de tacos mexicanos de la vieja escuela. En el medio, durante los últimos 300 años, ha habido todo tipo de lugares para comer : cafeterías, comedores, almuerzos, mostradores de droguerías, cadenas de comida rápida, delicatessen, cafés, cafeterías, bares de jugos, tiendas de donas, heladerías, salones de cócteles, bares de buceo y confiterías de esquina, sin mencionar los bares de bocadillos del teatro, supermercados, mercados de agricultores, comedores de clubes sociales, quioscos y máquinas expendedoras. Hoy en día, los neoyorquinos tienen más de 50.000 lugares para comer para elegir ".

Combinando la historia de la comida con las tendencias culinarias actuales, el texto explora en profundidad las diversas culturas alimentarias de la ciudad de Nueva York, así como sus contribuciones a la gastronomía mundial. Un volumen considerable que incluso tiene un bagel de Nueva York en el lomo, lo convierte en un miembro elegantemente vestido de cualquier biblioteca gastronómica que seguramente será referenciado una y otra vez. (Divulgación completa: soy uno de los colaboradores del libro).

Aquí hay solo una muestra de "Savoring Gotham":

Alaska horneada

Una deliciosa amalgama de postres, el Alaska al horno es un bizcocho cubierto con helado y cubierto con delicados picos de merengue, dorados en el horno. Aunque el nombre de lo que se convertiría en el estado número 49 de los Estados Unidos, Alaska al horno encontró su nombre en la ciudad de Nueva York. El postre en forma de iglú fue bautizado por primera vez a fines del siglo XIX por Charles Ranhofer, chef de cocina francés de Delmonico's, uno de los restaurantes más prestigiosos de Nueva York de 1837 a 1923. El nombre de Baked Alaska supuestamente fue para honrar y conmemorar la compra de los Estados Unidos de Alaska en 1867.

Huevos Benedict

Ya sea con jamón, tocino, salmón o espinacas, todas las señales apuntan a la ciudad de Nueva York como el origen de los huevos benny favoritos del brunch. Si bien se desconoce por qué se nombró al rico Benedict, el plato aterciopelado y sabroso probablemente se originó en Delmonico's o The Waldorf en la década de 1890, aunque el Hoffman Hotel y Union Club de Nueva York también lo reclaman.

Comida de Ellis Island

¿Qué comieron los millones de inmigrantes que entraron a los Estados Unidos por la isla Ellis entre 1892 y 1924 en su primera comida en suelo estadounidense? Lo más probable es que hayan comprado un almuerzo en caja por 50 centavos o un dólar, dependiendo del tamaño. Algunas comidas en caja incluían sándwiches de rosbif, jamón, queso o mortadela, mientras que otras incluían alimentos como una barra de pan, sardinas, salchichas, manzanas, plátanos, tartas y pasteles.

Taberna Fraunces

A mediados del siglo XVIII, las tabernas servían cada vez más como centros de vida comunitaria. De hecho, el general George Washington despidió a sus tropas al final de la Guerra Revolucionaria en Fraunces Tavern. Construida en 1719, la taberna es ahora un museo y un restaurante en el distrito financiero abierto para que los habitantes de Gothamitas y los turistas la visiten.

Fraunces Tavern sigue siendo un restaurante, así como un museo, en el distrito financiero. Crédito: Copyright 2011 Dan Nguyen

Mayonesa Hellmann

Las cremosas raíces de la mayonesa más vendida en Estados Unidos también se encuentran en Gotham. Si bien Richard Hellman comenzó su carrera gastronómica con su esposa a cargo de una tienda de delicatessen entre las calles 83 y 84 en Manhattan, también desarrolló la primera mayonesa de larga duración. Comenzó a venderlo en 1912 en botellas de vidrio con una etiqueta con tres cintas azules para indicar su calidad de "primer premio", que todavía se puede encontrar en los estantes de los supermercados en la actualidad.

Jane Nickerson

A menudo eclipsada por su sucesor, Craig Claiborne, Jane Nickerson fue la primera editora de alimentos del New York Times entre 1942 y 1957. Su columna diaria se titulaba "News of Food". Escribiendo con un fuerte sentido de la ética y las noticias, sus reseñas allanaron el camino para la expansión de la cobertura de alimentos del Times.

Sopa de almejas Manhattan

Aunque su nombre podría sugerir lo contrario, la sopa de almejas de Manhattan en realidad no tiene una conexión real con la ciudad de Nueva York. Un plato importante en la cocina estadounidense temprana, las sopas hicieron un uso efectivo (y delicioso) de los abundantes recursos de mariscos de Nueva Inglaterra. La característica definitoria (y muy polémica) de la sopa de almejas Manhattan es su sustitución de la leche por caldo de tomate.

Delicatessen de Katz

Conocida como la ubicación del famoso orgasmo falso de Meg Ryan en "Cuando Harry conoció a Sally" (1989), Katz's se fundó un siglo antes en 1888. Sirviendo sándwiches cubiertos con carnes curadas, Katz se ha convertido en un negocio rápido y sabroso desde entonces. . Las cifras de la década de 1950 afirmaron que la tienda de delicatessen sirvió más de 10,000 sándwiches al día. Hoy en día, Katz's incluso está abierto toda la noche los fines de semana para aquellos que buscan pedir "lo que está comiendo".


Gastronomía de Gotham: 8 bocados secretos de comida de Nueva York

Con 567 entradas, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" ofrece un festín de conocimientos gastronómicos tanto para los nativos de Gotham como para los novatos.

Editado por Andrew F. Smith y con la redacción de más de 150 colaboradores, el tomo incluye entradas sobre comidas y bebidas notables, restaurantes y bares, sitios y eventos históricos, cocinas, personalidades y marcas de los cinco distritos de la ciudad.

"Si se menciona la comida de la ciudad de Nueva York, la mayoría de la gente piensa en los restaurantes candentes del momento, con sus chefs célebres conocedores de los medios, clientes brillantes y precios altísimos. Los restaurantes de lujo han sido durante mucho tiempo una parte emocionante del panorama gastronómico de la ciudad. pero están en un extremo del amplio y colorido espectro de restaurantes de Nueva York ", dice Smith en una introducción. "En las alturas estrelladas se encuentran los templos de la alta cocina, como Per Se y Le Bernardin en el extremo inferior son los carritos de perritos calientes y los camiones de tacos mexicanos de la vieja escuela. En el medio, durante los últimos 300 años, ha habido todo tipo de lugares para comer : cafeterías, comedores, almuerzos, mostradores de droguerías, cadenas de comida rápida, delicatessen, cafés, cafeterías, bares de jugos, tiendas de donas, heladerías, salones de cócteles, bares de buceo y confiterías de esquina, sin mencionar los bares de bocadillos del teatro, supermercados, mercados de agricultores, comedores de clubes sociales, quioscos y máquinas expendedoras. Hoy en día, los neoyorquinos tienen más de 50.000 lugares para comer para elegir ".

Combinando la historia de la comida con las tendencias culinarias actuales, el texto explora en profundidad las diversas culturas alimentarias de la ciudad de Nueva York, así como sus contribuciones a la gastronomía mundial. Un volumen considerable que incluso tiene un bagel de Nueva York en el lomo, lo convierte en un miembro elegantemente vestido de cualquier biblioteca gastronómica que seguramente será referenciado una y otra vez. (Divulgación completa: soy uno de los colaboradores del libro).

Aquí hay solo una muestra de "Savoring Gotham":

Alaska horneada

Una deliciosa amalgama de postres, el Alaska al horno es un bizcocho cubierto con helado y cubierto con delicados picos de merengue, dorados en el horno. Aunque el nombre de lo que se convertiría en el estado número 49 de los Estados Unidos, Alaska al horno encontró su nombre en la ciudad de Nueva York. El postre en forma de iglú fue bautizado por primera vez a fines del siglo XIX por Charles Ranhofer, chef de cocina francés de Delmonico's, uno de los restaurantes más prestigiosos de Nueva York de 1837 a 1923. El nombre de Baked Alaska supuestamente fue para honrar y conmemorar la compra de los Estados Unidos de Alaska en 1867.

Huevos Benedict

Ya sea con jamón, tocino, salmón o espinacas, todas las señales apuntan a la ciudad de Nueva York como el origen de los huevos benny favoritos del brunch. Si bien se desconoce por qué se nombró al rico Benedict, el plato aterciopelado y sabroso probablemente se originó en Delmonico's o The Waldorf en la década de 1890, aunque el Hoffman Hotel y Union Club de Nueva York también lo reclaman.

Comida de Ellis Island

¿Qué comieron los millones de inmigrantes que entraron a los Estados Unidos por la isla Ellis entre 1892 y 1924 en su primera comida en suelo estadounidense? Lo más probable es que hayan comprado un almuerzo en caja por 50 centavos o un dólar, dependiendo del tamaño. Algunas comidas en caja incluían sándwiches de rosbif, jamón, queso o mortadela, mientras que otras incluían alimentos como una barra de pan, sardinas, salchichas, manzanas, plátanos, tartas y pasteles.

Taberna Fraunces

A mediados del siglo XVIII, las tabernas servían cada vez más como centros de vida comunitaria. De hecho, el general George Washington despidió a sus tropas al final de la Guerra Revolucionaria en Fraunces Tavern. Construida en 1719, la taberna es ahora un museo y un restaurante en el distrito financiero abierto para que los habitantes de Gothamitas y los turistas la visiten.

Fraunces Tavern sigue siendo un restaurante, así como un museo, en el distrito financiero. Crédito: Copyright 2011 Dan Nguyen

Mayonesa Hellmann

Las cremosas raíces de la mayonesa más vendida en Estados Unidos también se encuentran en Gotham. Si bien Richard Hellman comenzó su carrera gastronómica con su esposa a cargo de una tienda de delicatessen entre las calles 83 y 84 en Manhattan, también desarrolló la primera mayonesa de larga duración. Comenzó a venderlo en 1912 en botellas de vidrio con una etiqueta con tres cintas azules para indicar su calidad de "primer premio", que todavía se puede encontrar en los estantes de los supermercados en la actualidad.

Jane Nickerson

A menudo eclipsada por su sucesor, Craig Claiborne, Jane Nickerson fue la primera editora de alimentos del New York Times entre 1942 y 1957. Su columna diaria se titulaba "News of Food". Escribiendo con un fuerte sentido de la ética y las noticias, sus reseñas allanaron el camino para la expansión de la cobertura de alimentos del Times.

Sopa de almejas Manhattan

Aunque su nombre podría sugerir lo contrario, la sopa de almejas de Manhattan en realidad no tiene una conexión real con la ciudad de Nueva York. Un plato importante en la cocina estadounidense temprana, las sopas hicieron un uso efectivo (y delicioso) de los abundantes recursos de mariscos de Nueva Inglaterra. La característica definitoria (y muy polémica) de la sopa de almejas Manhattan es su sustitución de la leche por caldo de tomate.

Delicatessen de Katz

Conocida como la ubicación del famoso orgasmo falso de Meg Ryan en "Cuando Harry conoció a Sally" (1989), Katz's se fundó un siglo antes en 1888. Sirviendo sándwiches cubiertos con carnes curadas, Katz se ha convertido en un negocio rápido y sabroso desde entonces. . Las cifras de la década de 1950 afirmaron que la tienda de delicatessen sirvió más de 10,000 sándwiches al día. Hoy en día, Katz's incluso está abierto toda la noche los fines de semana para aquellos que buscan pedir "lo que está comiendo".


Gastronomía de Gotham: 8 bocados secretos de comida de Nueva York

Con 567 entradas, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" ofrece un festín de conocimientos gastronómicos tanto para los nativos de Gotham como para los novatos.

Editado por Andrew F. Smith y con la redacción de más de 150 colaboradores, el tomo incluye entradas sobre comidas y bebidas notables, restaurantes y bares, sitios y eventos históricos, cocinas, personalidades y marcas de los cinco distritos de la ciudad.

"Si se menciona la comida de la ciudad de Nueva York, la mayoría de la gente piensa en los restaurantes candentes del momento, con sus chefs célebres conocedores de los medios, clientes brillantes y precios altísimos. Los restaurantes de lujo han sido durante mucho tiempo una parte emocionante del panorama gastronómico de la ciudad. pero están en un extremo del amplio y colorido espectro de restaurantes de Nueva York ", dice Smith en una introducción. "En las alturas estrelladas se encuentran los templos de la alta cocina, como Per Se y Le Bernardin en el extremo inferior son los carritos de perritos calientes y los camiones de tacos mexicanos de la vieja escuela. En el medio, durante los últimos 300 años, ha habido todo tipo de lugares para comer : cafeterías, comedores, almuerzos, mostradores de droguerías, cadenas de comida rápida, delicatessen, cafés, cafeterías, bares de jugos, tiendas de donas, heladerías, salones de cócteles, bares de buceo y confiterías de esquina, sin mencionar los bares de bocadillos del teatro, supermercados, mercados de agricultores, comedores de clubes sociales, quioscos y máquinas expendedoras. Hoy en día, los neoyorquinos tienen más de 50.000 lugares para comer para elegir ".

Combinando la historia de la comida con las tendencias culinarias actuales, el texto explora en profundidad las diversas culturas alimentarias de la ciudad de Nueva York, así como sus contribuciones a la gastronomía mundial. Un volumen considerable que incluso tiene un bagel de Nueva York en el lomo, lo convierte en un miembro elegantemente vestido de cualquier biblioteca gastronómica que seguramente será referenciado una y otra vez. (Divulgación completa: soy uno de los colaboradores del libro).

Aquí hay solo una muestra de "Savoring Gotham":

Alaska horneada

Una deliciosa amalgama de postres, el Alaska al horno es un bizcocho cubierto con helado y cubierto con delicados picos de merengue, dorados en el horno. Aunque el nombre de lo que se convertiría en el estado número 49 de los Estados Unidos, Alaska al horno encontró su nombre en la ciudad de Nueva York. El postre en forma de iglú fue bautizado por primera vez a fines del siglo XIX por Charles Ranhofer, chef de cocina francés de Delmonico's, uno de los restaurantes más prestigiosos de Nueva York de 1837 a 1923. El nombre de Baked Alaska supuestamente fue para honrar y conmemorar la compra de los Estados Unidos de Alaska en 1867.

Huevos Benedict

Ya sea con jamón, tocino, salmón o espinacas, todas las señales apuntan a la ciudad de Nueva York como el origen de los huevos benny favoritos del brunch. Si bien se desconoce por qué se nombró al rico Benedict, el plato aterciopelado y sabroso probablemente se originó en Delmonico's o The Waldorf en la década de 1890, aunque el Hoffman Hotel y Union Club de Nueva York también lo reclaman.

Comida de Ellis Island

¿Qué comieron los millones de inmigrantes que entraron a los Estados Unidos por la isla Ellis entre 1892 y 1924 en su primera comida en suelo estadounidense? Lo más probable es que hayan comprado un almuerzo en caja por 50 centavos o un dólar, dependiendo del tamaño. Algunas comidas en caja incluían sándwiches de rosbif, jamón, queso o mortadela, mientras que otras incluían alimentos como una barra de pan, sardinas, salchichas, manzanas, plátanos, tartas y pasteles.

Taberna Fraunces

A mediados del siglo XVIII, las tabernas servían cada vez más como centros de vida comunitaria. De hecho, el general George Washington despidió a sus tropas al final de la Guerra Revolucionaria en Fraunces Tavern. Construida en 1719, la taberna es ahora un museo y un restaurante en el distrito financiero abierto para que los habitantes de Gothamitas y los turistas la visiten.

Fraunces Tavern sigue siendo un restaurante, así como un museo, en el distrito financiero. Crédito: Copyright 2011 Dan Nguyen

Mayonesa Hellmann

Las cremosas raíces de la mayonesa más vendida en Estados Unidos también se encuentran en Gotham. Si bien Richard Hellman comenzó su carrera gastronómica con su esposa a cargo de una tienda de delicatessen entre las calles 83 y 84 en Manhattan, también desarrolló la primera mayonesa de larga duración. Comenzó a venderlo en 1912 en botellas de vidrio con una etiqueta con tres cintas azules para indicar su calidad de "primer premio", que todavía se puede encontrar en los estantes de los supermercados en la actualidad.

Jane Nickerson

A menudo eclipsada por su sucesor, Craig Claiborne, Jane Nickerson fue la primera editora de alimentos del New York Times entre 1942 y 1957. Su columna diaria se titulaba "News of Food". Escribiendo con un fuerte sentido de la ética y las noticias, sus reseñas allanaron el camino para la expansión de la cobertura de alimentos del Times.

Sopa de almejas Manhattan

Aunque su nombre podría sugerir lo contrario, la sopa de almejas de Manhattan en realidad no tiene una conexión real con la ciudad de Nueva York. Un plato importante en la cocina estadounidense temprana, las sopas hicieron un uso efectivo (y delicioso) de los abundantes recursos de mariscos de Nueva Inglaterra. La característica definitoria (y muy polémica) de la sopa de almejas Manhattan es su sustitución de la leche por caldo de tomate.

Delicatessen de Katz

Conocida como la ubicación del famoso orgasmo falso de Meg Ryan en "Cuando Harry conoció a Sally" (1989), Katz's se fundó un siglo antes en 1888. Sirviendo sándwiches cubiertos con carnes curadas, Katz se ha convertido en un negocio rápido y sabroso desde entonces. . Las cifras de la década de 1950 afirmaron que la tienda de delicatessen sirvió más de 10,000 sándwiches al día. Hoy en día, Katz's incluso está abierto toda la noche los fines de semana para aquellos que buscan pedir "lo que está comiendo".


Gastronomía de Gotham: 8 bocados secretos de comida de Nueva York

Con 567 entradas, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" ofrece un festín de conocimientos gastronómicos tanto para los nativos de Gotham como para los novatos.

Editado por Andrew F. Smith y con la redacción de más de 150 colaboradores, el tomo incluye entradas sobre comidas y bebidas notables, restaurantes y bares, sitios y eventos históricos, cocinas, personalidades y marcas de los cinco distritos de la ciudad.

"Si se menciona la comida de la ciudad de Nueva York, la mayoría de la gente piensa en los restaurantes candentes del momento, con sus chefs célebres conocedores de los medios, clientes brillantes y precios altísimos. Los restaurantes de lujo han sido durante mucho tiempo una parte emocionante del panorama gastronómico de la ciudad. pero están en un extremo del amplio y colorido espectro de restaurantes de Nueva York ", dice Smith en una introducción. "En las alturas estrelladas se encuentran los templos de la alta cocina, como Per Se y Le Bernardin en el extremo inferior son los carritos de perritos calientes y los camiones de tacos mexicanos de la vieja escuela. En el medio, durante los últimos 300 años, ha habido todo tipo de lugares para comer : cafeterías, comedores, almuerzos, mostradores de droguerías, cadenas de comida rápida, delicatessen, cafés, cafeterías, bares de jugos, tiendas de donas, heladerías, salones de cócteles, bares de buceo y confiterías de esquina, sin mencionar los bares de bocadillos del teatro, supermercados, mercados de agricultores, comedores de clubes sociales, quioscos y máquinas expendedoras. Hoy en día, los neoyorquinos tienen más de 50.000 lugares para comer para elegir ".

Combinando la historia de la comida con las tendencias culinarias actuales, el texto explora en profundidad las diversas culturas alimentarias de la ciudad de Nueva York, así como sus contribuciones a la gastronomía mundial. Un volumen considerable que incluso tiene un bagel de Nueva York en el lomo, lo convierte en un miembro elegantemente vestido de cualquier biblioteca gastronómica que seguramente será referenciado una y otra vez. (Divulgación completa: soy uno de los colaboradores del libro).

Aquí hay solo una muestra de "Savoring Gotham":

Alaska horneada

Una deliciosa amalgama de postres, el Alaska al horno es un bizcocho cubierto con helado y cubierto con delicados picos de merengue, dorados en el horno. Aunque el nombre de lo que se convertiría en el estado número 49 de los Estados Unidos, Alaska al horno encontró su nombre en la ciudad de Nueva York. El postre en forma de iglú fue bautizado por primera vez a fines del siglo XIX por Charles Ranhofer, chef de cocina francés de Delmonico's, uno de los restaurantes más prestigiosos de Nueva York de 1837 a 1923. El nombre de Baked Alaska supuestamente fue para honrar y conmemorar la compra de los Estados Unidos de Alaska en 1867.

Huevos Benedict

Ya sea con jamón, tocino, salmón o espinacas, todas las señales apuntan a la ciudad de Nueva York como el origen de los huevos benny favoritos del brunch. Si bien se desconoce por qué se nombró al rico Benedict, el plato aterciopelado y sabroso probablemente se originó en Delmonico's o The Waldorf en la década de 1890, aunque el Hoffman Hotel y Union Club de Nueva York también lo reclaman.

Comida de Ellis Island

¿Qué comieron los millones de inmigrantes que entraron a los Estados Unidos por la isla Ellis entre 1892 y 1924 en su primera comida en suelo estadounidense? Lo más probable es que hayan comprado un almuerzo en caja por 50 centavos o un dólar, dependiendo del tamaño. Algunas comidas en caja incluían sándwiches de rosbif, jamón, queso o mortadela, mientras que otras incluían alimentos como una barra de pan, sardinas, salchichas, manzanas, plátanos, tartas y pasteles.

Taberna Fraunces

A mediados del siglo XVIII, las tabernas servían cada vez más como centros de vida comunitaria. De hecho, el general George Washington despidió a sus tropas al final de la Guerra Revolucionaria en Fraunces Tavern. Construida en 1719, la taberna es ahora un museo y un restaurante en el distrito financiero abierto para que los habitantes de Gothamitas y los turistas la visiten.

Fraunces Tavern sigue siendo un restaurante, así como un museo, en el distrito financiero. Crédito: Copyright 2011 Dan Nguyen

Mayonesa Hellmann

Las cremosas raíces de la mayonesa más vendida en Estados Unidos también se encuentran en Gotham. Si bien Richard Hellman comenzó su carrera gastronómica con su esposa a cargo de una tienda de delicatessen entre las calles 83 y 84 en Manhattan, también desarrolló la primera mayonesa de larga duración. Comenzó a venderlo en 1912 en botellas de vidrio con una etiqueta con tres cintas azules para indicar su calidad de "primer premio", que todavía se puede encontrar en los estantes de los supermercados en la actualidad.

Jane Nickerson

A menudo eclipsada por su sucesor, Craig Claiborne, Jane Nickerson fue la primera editora de alimentos del New York Times entre 1942 y 1957. Su columna diaria se titulaba "News of Food". Escribiendo con un fuerte sentido de la ética y las noticias, sus reseñas allanaron el camino para la expansión de la cobertura de alimentos del Times.

Sopa de almejas Manhattan

Aunque su nombre podría sugerir lo contrario, la sopa de almejas de Manhattan en realidad no tiene una conexión real con la ciudad de Nueva York. Un plato importante en la cocina estadounidense temprana, las sopas hicieron un uso efectivo (y delicioso) de los abundantes recursos de mariscos de Nueva Inglaterra. La característica definitoria (y muy polémica) de la sopa de almejas Manhattan es su sustitución de la leche por caldo de tomate.

Delicatessen de Katz

Conocida como la ubicación del famoso orgasmo falso de Meg Ryan en "Cuando Harry conoció a Sally" (1989), Katz's se fundó un siglo antes en 1888. Sirviendo sándwiches cubiertos con carnes curadas, Katz se ha convertido en un negocio rápido y sabroso desde entonces. . Las cifras de la década de 1950 afirmaron que la tienda de delicatessen sirvió más de 10,000 sándwiches al día. Hoy en día, Katz's incluso está abierto toda la noche los fines de semana para aquellos que buscan pedir "lo que está comiendo".


Gastronomía de Gotham: 8 bocados secretos de comida de Nueva York

Con 567 entradas, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" ofrece un festín de conocimientos gastronómicos tanto para los nativos de Gotham como para los novatos.

Editado por Andrew F. Smith y con la redacción de más de 150 colaboradores, el tomo incluye entradas sobre comidas y bebidas notables, restaurantes y bares, sitios y eventos históricos, cocinas, personalidades y marcas de los cinco distritos de la ciudad.

"Si mencionas la comida de la ciudad de Nueva York, la mayoría de la gente piensa en los restaurantes candentes del momento, con sus chefs famosos conocedores de los medios, clientes brillantes y precios altísimos. Los restaurantes de lujo han sido durante mucho tiempo una parte emocionante del panorama gastronómico de la ciudad. pero están en un extremo del amplio y colorido espectro de restaurantes de Nueva York ", dice Smith en una introducción. "En las alturas estrelladas se encuentran los templos de la alta cocina, como Per Se y Le Bernardin en el extremo inferior son los carritos de perritos calientes y los camiones de tacos mexicanos de la vieja escuela. En el medio, durante los últimos 300 años, ha habido todo tipo de lugares para comer : cafeterías, comedores, almuerzos, mostradores de droguerías, cadenas de comida rápida, delicatessen, cafés, cafeterías, bares de jugos, tiendas de donas, heladerías, salones de cócteles, bares de buceo y confiterías de esquina, sin mencionar los bares de bocadillos del teatro, supermercados, mercados de agricultores, comedores de clubes sociales, quioscos y máquinas expendedoras. Hoy en día, los neoyorquinos tienen más de 50.000 lugares para comer para elegir ".

Combinando la historia de la comida con las tendencias culinarias actuales, el texto explora en profundidad las diversas culturas alimentarias de la ciudad de Nueva York, así como sus contribuciones a la gastronomía mundial. Un volumen considerable que incluso tiene un bagel de Nueva York en el lomo, lo convierte en un miembro elegantemente vestido de cualquier biblioteca gastronómica que seguramente será referenciado una y otra vez. (Divulgación completa: soy uno de los colaboradores del libro).

Aquí hay solo una muestra de "Savoring Gotham":

Alaska horneada

Una deliciosa amalgama de postres, el Alaska al horno es un bizcocho cubierto con helado y cubierto con delicados picos de merengue, dorados en el horno. Aunque el nombre de lo que se convertiría en el estado número 49 de los Estados Unidos, Alaska al horno encontró su nombre en la ciudad de Nueva York. El postre en forma de iglú fue bautizado por primera vez a fines del siglo XIX por Charles Ranhofer, chef de cocina francés de Delmonico's, uno de los restaurantes más prestigiosos de Nueva York de 1837 a 1923. El nombre de Baked Alaska supuestamente fue para honrar y conmemorar la compra de los Estados Unidos de Alaska en 1867.

Huevos Benedict

Ya sea con jamón, tocino, salmón o espinacas, todas las señales apuntan a la ciudad de Nueva York como el origen de los huevos benny favoritos del brunch. Si bien se desconoce por qué se nombró al rico Benedict, el plato aterciopelado y sabroso probablemente se originó en Delmonico's o The Waldorf en la década de 1890, aunque el Hoffman Hotel y Union Club de Nueva York también lo reclaman.

Comida de Ellis Island

What did the millions of immigrants who entered the United States at Ellis Island between 1892 and 1924 eat for their first meal on American soil? Most likely they purchased a boxed lunch for 50 cents or a dollar, depending upon the size. Some boxed meals included roast beef, ham, cheese or bologna sandwiches, while others featured foods like a loaf of bread, sardines, sausages, apples, bananas, pies and cakes.

Fraunces Tavern

By the mid-18th century, taverns increasingly served as centers of community life. In fact, General George Washington dismissed his troops at the end of the Revolutionary War at Fraunces Tavern. Built in 1719, the tavern is now a museum and restaurant in the financial district open for Gothamites and tourists alike to visit.

Fraunces Tavern is still a restaurant, as well as a museum, in the financial district. Credit: Copyright 2011 Dan Nguyen

Hellmann's Mayonnaise

The creamy roots of America's best-selling mayonnaise are also in Gotham. While Richard Hellman began his food career with his wife running a delicatessen between 83rd and 84th Streets in Manhattan, he also developed the first shelf-stable mayonnaise. He began selling it in 1912 in glass bottles affixed with a label featuring three blue ribbons to indicate its "first prize" quality, which can still be found on supermarket shelves today.

Jane Nickerson

Often overshadowed by her successor, Craig Claiborne, Jane Nickerson was The New York Times' first food editor from 1942 to 1957. Her daily column was titled, "News of Food." Writing with a strong sense of ethics and news, her reviews paved the way for the Times' expanding food coverage.

Manhattan Clam Chowder

Although its name might suggest otherwise, Manhattan clam chowder actually has no real connection to New York City. An important dish in early American cuisine, chowders made effective (and delicious) use of New England's plentiful seafood resources. Manhattan clam chowder's defining (and highly contentious) characteristic is its substitution of tomato broth for milk.

Katz's Delicatessen

Well-known as the location of Meg Ryan's famous faux orgasm in "When Harry Met Sally" (1989), Katz's was founded a century earlier in 1888. Serving sandwiches topped high with cured meats, Katz has been turning swift and savory business ever since. Figures from the 1950s claimed the deli served more than 10,000 sandwiches a day. Today, Katz's is even open all night long on weekends for those looking to order "what she's having.


Gotham Gastronomy: 8 Secret New York Food Bites

Boasting 567 entries, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" serves up a feast of foodie knowledge for the Gotham native and novice alike.

Edited by Andrew F. Smith and featuring the writing of more than 150 contributors, the tome includes entries on notable foods and beverages, restaurants and bars, historical sites and events, cuisines, personalities and brands from throughout the city's five boroughs.

"Mention New York City food, and most people think of the white-hot restaurants of the moment, with their media-savvy celebrity chefs, glittering patrons and sky-high prices. Upscale restaurants have long been an exciting part of the city's foodscape, but they are at one far end of the broad, colorful spectrum of New York eateries," Smith says in an introduction. "Inhabiting the starry heights are temples of haute cuisine, such as Per Se and Le Bernardin at the low end are hot dog carts and old-school Mexican taco trucks. In between, over the past 300 years, have been all kinds of eating places: cafeterias, diners, luncheonettes, drugstore counters, fast-food chains, delis, cafes, coffee shops, juice bars, doughnut shops, ice cream parlors, cocktail lounges, dive bars, and corner sweet shops, not to mention theater snack bars, supermarket delis, farmers markets, social club dining rooms, kiosks and vending machines. Today, New Yorkers have more 50,000 eating places to choose from."

Combining food history with current culinary trends, the text richly explores New York City's diverse food cultures, as well as its contributions to global gastronomy. A hefty volume that even dons a New York bagel on its spine, it makes for a smartly dressed member of any foodie library sure to be referenced again and again. (Full disclosure: I am one of the book's contributors.)

Here's just a taste of "Savoring Gotham":

Baked Alaska

A delightful amalgamation of dessert foods, baked Alaska is a sponge cake topped with ice cream and covered with delicate peaks of meringue, browned in the oven. Although named for what would become the United States' 49th state, baked Alaska found its name in New York City. The igloo-shaped dessert was first christened in the late 19th century by Charles Ranhofer, French chef de cuisine of Delmonico's, one of New York's most prestigious restaurants from 1837 to 1923. Baked Alaska's naming was purportedly to honor and commemorate the United States' purchase of Alaska in 1867.

Eggs Benedict

Whether topped with ham, bacon, salmon or spinach, all signs point to New York City as the origin of brunch favorite eggs benny. While it is unknown for which wealthy Benedict the dish was named, the velvety and savory dish probably originated at Delmonico's or The Waldorf in the 1890s, though New York's Hoffman Hotel and Union Club both lay claim to it as well.

Ellis Island Food

What did the millions of immigrants who entered the United States at Ellis Island between 1892 and 1924 eat for their first meal on American soil? Most likely they purchased a boxed lunch for 50 cents or a dollar, depending upon the size. Some boxed meals included roast beef, ham, cheese or bologna sandwiches, while others featured foods like a loaf of bread, sardines, sausages, apples, bananas, pies and cakes.

Fraunces Tavern

By the mid-18th century, taverns increasingly served as centers of community life. In fact, General George Washington dismissed his troops at the end of the Revolutionary War at Fraunces Tavern. Built in 1719, the tavern is now a museum and restaurant in the financial district open for Gothamites and tourists alike to visit.

Fraunces Tavern is still a restaurant, as well as a museum, in the financial district. Credit: Copyright 2011 Dan Nguyen

Hellmann's Mayonnaise

The creamy roots of America's best-selling mayonnaise are also in Gotham. While Richard Hellman began his food career with his wife running a delicatessen between 83rd and 84th Streets in Manhattan, he also developed the first shelf-stable mayonnaise. He began selling it in 1912 in glass bottles affixed with a label featuring three blue ribbons to indicate its "first prize" quality, which can still be found on supermarket shelves today.

Jane Nickerson

Often overshadowed by her successor, Craig Claiborne, Jane Nickerson was The New York Times' first food editor from 1942 to 1957. Her daily column was titled, "News of Food." Writing with a strong sense of ethics and news, her reviews paved the way for the Times' expanding food coverage.

Manhattan Clam Chowder

Although its name might suggest otherwise, Manhattan clam chowder actually has no real connection to New York City. An important dish in early American cuisine, chowders made effective (and delicious) use of New England's plentiful seafood resources. Manhattan clam chowder's defining (and highly contentious) characteristic is its substitution of tomato broth for milk.

Katz's Delicatessen

Well-known as the location of Meg Ryan's famous faux orgasm in "When Harry Met Sally" (1989), Katz's was founded a century earlier in 1888. Serving sandwiches topped high with cured meats, Katz has been turning swift and savory business ever since. Figures from the 1950s claimed the deli served more than 10,000 sandwiches a day. Today, Katz's is even open all night long on weekends for those looking to order "what she's having.


Gotham Gastronomy: 8 Secret New York Food Bites

Boasting 567 entries, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" serves up a feast of foodie knowledge for the Gotham native and novice alike.

Edited by Andrew F. Smith and featuring the writing of more than 150 contributors, the tome includes entries on notable foods and beverages, restaurants and bars, historical sites and events, cuisines, personalities and brands from throughout the city's five boroughs.

"Mention New York City food, and most people think of the white-hot restaurants of the moment, with their media-savvy celebrity chefs, glittering patrons and sky-high prices. Upscale restaurants have long been an exciting part of the city's foodscape, but they are at one far end of the broad, colorful spectrum of New York eateries," Smith says in an introduction. "Inhabiting the starry heights are temples of haute cuisine, such as Per Se and Le Bernardin at the low end are hot dog carts and old-school Mexican taco trucks. In between, over the past 300 years, have been all kinds of eating places: cafeterias, diners, luncheonettes, drugstore counters, fast-food chains, delis, cafes, coffee shops, juice bars, doughnut shops, ice cream parlors, cocktail lounges, dive bars, and corner sweet shops, not to mention theater snack bars, supermarket delis, farmers markets, social club dining rooms, kiosks and vending machines. Today, New Yorkers have more 50,000 eating places to choose from."

Combining food history with current culinary trends, the text richly explores New York City's diverse food cultures, as well as its contributions to global gastronomy. A hefty volume that even dons a New York bagel on its spine, it makes for a smartly dressed member of any foodie library sure to be referenced again and again. (Full disclosure: I am one of the book's contributors.)

Here's just a taste of "Savoring Gotham":

Baked Alaska

A delightful amalgamation of dessert foods, baked Alaska is a sponge cake topped with ice cream and covered with delicate peaks of meringue, browned in the oven. Although named for what would become the United States' 49th state, baked Alaska found its name in New York City. The igloo-shaped dessert was first christened in the late 19th century by Charles Ranhofer, French chef de cuisine of Delmonico's, one of New York's most prestigious restaurants from 1837 to 1923. Baked Alaska's naming was purportedly to honor and commemorate the United States' purchase of Alaska in 1867.

Eggs Benedict

Whether topped with ham, bacon, salmon or spinach, all signs point to New York City as the origin of brunch favorite eggs benny. While it is unknown for which wealthy Benedict the dish was named, the velvety and savory dish probably originated at Delmonico's or The Waldorf in the 1890s, though New York's Hoffman Hotel and Union Club both lay claim to it as well.

Ellis Island Food

What did the millions of immigrants who entered the United States at Ellis Island between 1892 and 1924 eat for their first meal on American soil? Most likely they purchased a boxed lunch for 50 cents or a dollar, depending upon the size. Some boxed meals included roast beef, ham, cheese or bologna sandwiches, while others featured foods like a loaf of bread, sardines, sausages, apples, bananas, pies and cakes.

Fraunces Tavern

By the mid-18th century, taverns increasingly served as centers of community life. In fact, General George Washington dismissed his troops at the end of the Revolutionary War at Fraunces Tavern. Built in 1719, the tavern is now a museum and restaurant in the financial district open for Gothamites and tourists alike to visit.

Fraunces Tavern is still a restaurant, as well as a museum, in the financial district. Credit: Copyright 2011 Dan Nguyen

Hellmann's Mayonnaise

The creamy roots of America's best-selling mayonnaise are also in Gotham. While Richard Hellman began his food career with his wife running a delicatessen between 83rd and 84th Streets in Manhattan, he also developed the first shelf-stable mayonnaise. He began selling it in 1912 in glass bottles affixed with a label featuring three blue ribbons to indicate its "first prize" quality, which can still be found on supermarket shelves today.

Jane Nickerson

Often overshadowed by her successor, Craig Claiborne, Jane Nickerson was The New York Times' first food editor from 1942 to 1957. Her daily column was titled, "News of Food." Writing with a strong sense of ethics and news, her reviews paved the way for the Times' expanding food coverage.

Manhattan Clam Chowder

Although its name might suggest otherwise, Manhattan clam chowder actually has no real connection to New York City. An important dish in early American cuisine, chowders made effective (and delicious) use of New England's plentiful seafood resources. Manhattan clam chowder's defining (and highly contentious) characteristic is its substitution of tomato broth for milk.

Katz's Delicatessen

Well-known as the location of Meg Ryan's famous faux orgasm in "When Harry Met Sally" (1989), Katz's was founded a century earlier in 1888. Serving sandwiches topped high with cured meats, Katz has been turning swift and savory business ever since. Figures from the 1950s claimed the deli served more than 10,000 sandwiches a day. Today, Katz's is even open all night long on weekends for those looking to order "what she's having.


Gotham Gastronomy: 8 Secret New York Food Bites

Boasting 567 entries, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" serves up a feast of foodie knowledge for the Gotham native and novice alike.

Edited by Andrew F. Smith and featuring the writing of more than 150 contributors, the tome includes entries on notable foods and beverages, restaurants and bars, historical sites and events, cuisines, personalities and brands from throughout the city's five boroughs.

"Mention New York City food, and most people think of the white-hot restaurants of the moment, with their media-savvy celebrity chefs, glittering patrons and sky-high prices. Upscale restaurants have long been an exciting part of the city's foodscape, but they are at one far end of the broad, colorful spectrum of New York eateries," Smith says in an introduction. "Inhabiting the starry heights are temples of haute cuisine, such as Per Se and Le Bernardin at the low end are hot dog carts and old-school Mexican taco trucks. In between, over the past 300 years, have been all kinds of eating places: cafeterias, diners, luncheonettes, drugstore counters, fast-food chains, delis, cafes, coffee shops, juice bars, doughnut shops, ice cream parlors, cocktail lounges, dive bars, and corner sweet shops, not to mention theater snack bars, supermarket delis, farmers markets, social club dining rooms, kiosks and vending machines. Today, New Yorkers have more 50,000 eating places to choose from."

Combining food history with current culinary trends, the text richly explores New York City's diverse food cultures, as well as its contributions to global gastronomy. A hefty volume that even dons a New York bagel on its spine, it makes for a smartly dressed member of any foodie library sure to be referenced again and again. (Full disclosure: I am one of the book's contributors.)

Here's just a taste of "Savoring Gotham":

Baked Alaska

A delightful amalgamation of dessert foods, baked Alaska is a sponge cake topped with ice cream and covered with delicate peaks of meringue, browned in the oven. Although named for what would become the United States' 49th state, baked Alaska found its name in New York City. The igloo-shaped dessert was first christened in the late 19th century by Charles Ranhofer, French chef de cuisine of Delmonico's, one of New York's most prestigious restaurants from 1837 to 1923. Baked Alaska's naming was purportedly to honor and commemorate the United States' purchase of Alaska in 1867.

Eggs Benedict

Whether topped with ham, bacon, salmon or spinach, all signs point to New York City as the origin of brunch favorite eggs benny. While it is unknown for which wealthy Benedict the dish was named, the velvety and savory dish probably originated at Delmonico's or The Waldorf in the 1890s, though New York's Hoffman Hotel and Union Club both lay claim to it as well.

Ellis Island Food

What did the millions of immigrants who entered the United States at Ellis Island between 1892 and 1924 eat for their first meal on American soil? Most likely they purchased a boxed lunch for 50 cents or a dollar, depending upon the size. Some boxed meals included roast beef, ham, cheese or bologna sandwiches, while others featured foods like a loaf of bread, sardines, sausages, apples, bananas, pies and cakes.

Fraunces Tavern

By the mid-18th century, taverns increasingly served as centers of community life. In fact, General George Washington dismissed his troops at the end of the Revolutionary War at Fraunces Tavern. Built in 1719, the tavern is now a museum and restaurant in the financial district open for Gothamites and tourists alike to visit.

Fraunces Tavern is still a restaurant, as well as a museum, in the financial district. Credit: Copyright 2011 Dan Nguyen

Hellmann's Mayonnaise

The creamy roots of America's best-selling mayonnaise are also in Gotham. While Richard Hellman began his food career with his wife running a delicatessen between 83rd and 84th Streets in Manhattan, he also developed the first shelf-stable mayonnaise. He began selling it in 1912 in glass bottles affixed with a label featuring three blue ribbons to indicate its "first prize" quality, which can still be found on supermarket shelves today.

Jane Nickerson

Often overshadowed by her successor, Craig Claiborne, Jane Nickerson was The New York Times' first food editor from 1942 to 1957. Her daily column was titled, "News of Food." Writing with a strong sense of ethics and news, her reviews paved the way for the Times' expanding food coverage.

Manhattan Clam Chowder

Although its name might suggest otherwise, Manhattan clam chowder actually has no real connection to New York City. An important dish in early American cuisine, chowders made effective (and delicious) use of New England's plentiful seafood resources. Manhattan clam chowder's defining (and highly contentious) characteristic is its substitution of tomato broth for milk.

Katz's Delicatessen

Well-known as the location of Meg Ryan's famous faux orgasm in "When Harry Met Sally" (1989), Katz's was founded a century earlier in 1888. Serving sandwiches topped high with cured meats, Katz has been turning swift and savory business ever since. Figures from the 1950s claimed the deli served more than 10,000 sandwiches a day. Today, Katz's is even open all night long on weekends for those looking to order "what she's having.


Gotham Gastronomy: 8 Secret New York Food Bites

Boasting 567 entries, "Savoring Gotham: A Food Lover's Companion to New York City" serves up a feast of foodie knowledge for the Gotham native and novice alike.

Edited by Andrew F. Smith and featuring the writing of more than 150 contributors, the tome includes entries on notable foods and beverages, restaurants and bars, historical sites and events, cuisines, personalities and brands from throughout the city's five boroughs.

"Mention New York City food, and most people think of the white-hot restaurants of the moment, with their media-savvy celebrity chefs, glittering patrons and sky-high prices. Upscale restaurants have long been an exciting part of the city's foodscape, but they are at one far end of the broad, colorful spectrum of New York eateries," Smith says in an introduction. "Inhabiting the starry heights are temples of haute cuisine, such as Per Se and Le Bernardin at the low end are hot dog carts and old-school Mexican taco trucks. In between, over the past 300 years, have been all kinds of eating places: cafeterias, diners, luncheonettes, drugstore counters, fast-food chains, delis, cafes, coffee shops, juice bars, doughnut shops, ice cream parlors, cocktail lounges, dive bars, and corner sweet shops, not to mention theater snack bars, supermarket delis, farmers markets, social club dining rooms, kiosks and vending machines. Today, New Yorkers have more 50,000 eating places to choose from."

Combining food history with current culinary trends, the text richly explores New York City's diverse food cultures, as well as its contributions to global gastronomy. A hefty volume that even dons a New York bagel on its spine, it makes for a smartly dressed member of any foodie library sure to be referenced again and again. (Full disclosure: I am one of the book's contributors.)

Here's just a taste of "Savoring Gotham":

Baked Alaska

A delightful amalgamation of dessert foods, baked Alaska is a sponge cake topped with ice cream and covered with delicate peaks of meringue, browned in the oven. Although named for what would become the United States' 49th state, baked Alaska found its name in New York City. The igloo-shaped dessert was first christened in the late 19th century by Charles Ranhofer, French chef de cuisine of Delmonico's, one of New York's most prestigious restaurants from 1837 to 1923. Baked Alaska's naming was purportedly to honor and commemorate the United States' purchase of Alaska in 1867.

Eggs Benedict

Whether topped with ham, bacon, salmon or spinach, all signs point to New York City as the origin of brunch favorite eggs benny. While it is unknown for which wealthy Benedict the dish was named, the velvety and savory dish probably originated at Delmonico's or The Waldorf in the 1890s, though New York's Hoffman Hotel and Union Club both lay claim to it as well.

Ellis Island Food

What did the millions of immigrants who entered the United States at Ellis Island between 1892 and 1924 eat for their first meal on American soil? Most likely they purchased a boxed lunch for 50 cents or a dollar, depending upon the size. Some boxed meals included roast beef, ham, cheese or bologna sandwiches, while others featured foods like a loaf of bread, sardines, sausages, apples, bananas, pies and cakes.

Fraunces Tavern

By the mid-18th century, taverns increasingly served as centers of community life. In fact, General George Washington dismissed his troops at the end of the Revolutionary War at Fraunces Tavern. Built in 1719, the tavern is now a museum and restaurant in the financial district open for Gothamites and tourists alike to visit.

Fraunces Tavern is still a restaurant, as well as a museum, in the financial district. Credit: Copyright 2011 Dan Nguyen

Hellmann's Mayonnaise

The creamy roots of America's best-selling mayonnaise are also in Gotham. While Richard Hellman began his food career with his wife running a delicatessen between 83rd and 84th Streets in Manhattan, he also developed the first shelf-stable mayonnaise. He began selling it in 1912 in glass bottles affixed with a label featuring three blue ribbons to indicate its "first prize" quality, which can still be found on supermarket shelves today.

Jane Nickerson

Often overshadowed by her successor, Craig Claiborne, Jane Nickerson was The New York Times' first food editor from 1942 to 1957. Her daily column was titled, "News of Food." Writing with a strong sense of ethics and news, her reviews paved the way for the Times' expanding food coverage.

Manhattan Clam Chowder

Although its name might suggest otherwise, Manhattan clam chowder actually has no real connection to New York City. An important dish in early American cuisine, chowders made effective (and delicious) use of New England's plentiful seafood resources. Manhattan clam chowder's defining (and highly contentious) characteristic is its substitution of tomato broth for milk.

Katz's Delicatessen

Well-known as the location of Meg Ryan's famous faux orgasm in "When Harry Met Sally" (1989), Katz's was founded a century earlier in 1888. Serving sandwiches topped high with cured meats, Katz has been turning swift and savory business ever since. Figures from the 1950s claimed the deli served more than 10,000 sandwiches a day. Today, Katz's is even open all night long on weekends for those looking to order "what she's having.


Ver el vídeo: Pulqueria: A Mexican Secret in New Yorks Chinatown (Junio 2022).